14 de junio de 2018
14.06.2018

Tiempo de feminario

14.06.2018 | 04:15
Tiempo de feminario

El III Feminario de la Diputació de València sitúa nuevamente a nuestra comunidad en el lugar privilegiado que siempre tuvo en la causa feminista. De esto saben y mucho las asistentes y ponentes a la cita –más de 700, por cierto– pero, mejor que nadie, el alma de tal encuentro: Celia Amorós, pensadora privilegiada de la filosofía y la teoría feminista. La autora de Tiempo de feminismo –cuyo origen fue el célebre seminario permanente ´Filosofía e Ilustración´– también recobra actualidad gracias a Isabel García, diputada de Juventud, Deportes e Igualdad, quien puso su empeño desde el minuto cero en situar a València en la excelente agenda feminista. Lo ha conseguido, recuperando, asimismo, esas «maestras en igualdad» olvidadas en la tenebrosa etapa de la derecha, responsable no sólo del destrozo político y económico, sino también moral e intelectual.

El III Feminario fue inaugurado por Amelia Valcárcel, madrina del mismo y discípula de Amorós: «Es necesario llevar adelante un cierto reencaje de la Constitución actual. El feminismo tiene que estar dentro de ese encaje. La Constitución anterior fue realizada bajo la presión feminista en la calle. No podemos vivir en una democracia que se avergüenza constantemente de no poder proteger a sus ciudadanas. Este país tiene que atreverse a ser mucho más claro y mucho más decidido. No podemos tener una juridicidad como la que tenemos. Nuestra voz feminista tiene el deber de convertirse en una voz pública». Una crítica que se hizo constante durante todo el programa en ponentes como Eulalia Lledó, Sandra Barneda, Cristina Carrasco, M.ª Luisa Moltó y Luisa Balaguer. El papel de los medios de comunicación y los usos sexistas del lenguaje; el documental En la brecha, de Claudia Reig, visibilizando testimonios de mujeres que desempeñan profesiones masculinizadas; la violencia de género analizada desde la actualidad a través de la mirada de Estefanía Navarrete, policía y coordinadora del grupo Gama, y la fiscal Rosa Guiralt; la apuesta por una economía feminista inexistente en el ámbito universitario; el papel de las mujeres en la Constitución€ Un encuentro cargado de sororidad en donde el debate fue intenso, apasionado y estimulante.

Permítanme una apreciación más íntima. Asisto a muchas jornadas y congresos, como ponente o público. Nunca he visto un encuentro así, como el Feminario, en donde el público –insisto, más de 700 mujeres (y algún hombre)– se empape de toda la programación desde el minuto cero hasta el final. Ni una butaca vacía, ni una sola ponencia en donde decaiga el debate o el interés, ni un momento en que se baje la guardia. ¡Nunca! El feminismo, insisto, resurge institucionalmente en València. Que se lo digan a tantos colectivos, asociaciones, sindicatos, activistas y mujeres anónimas allí asistentes. Sería imposible mencionar a todas las feministas históricas allí reunidas, pero valgan como muestra la profesora de Derecho Constitucional Asun Ventura, la periodista Rosa Solbes, referente de libertad, coraje e independencia en los medios, Julia Sevilla, icono del Derecho Constitucional, Amàlia Alba, de Dones Progressistes y, por supuesto, nuestra Carmen Alborch, quien encarna la ejemplaridad pública en el ámbito político, cultural, universitario, feminista y más.

En febrero del 2019 llegará el IV Feminario de la Diputació de València. Se anticipa con motivo de las elecciones de junio. A la espera del más noble encuentro intelectual y con mayor repercusión política y social, felicitar a Isabel García y a todo se equipo porque, por fin, el feminismo mira de nuevo a València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine