Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dolor creativo

Luis Prado, uno de los músicos más sugestivos y completos de esta tierra, anda de gira con Miguel Ríos y Tequila, vivió el fervor por Carolina junto a los M Clan, ha versionado con Señor Mostaza el Sargent Pepper´s de los Beatles dándole el airecito propio de su banda y, además de profe de conservatorio, pianista, compositor y vocalista, te lo pasas pipa oyéndolo sobre el escenario: «Estaba en casa sin nadie de la familia viendo la final de la Eurocopa contra Francia vestido con la equipación de Arconada, junto a un hombre que pintaba el salón, cuando el árbitro pitó falta y Platini lanzó a su manera. Mi ídolo la sujetó como casi siempre pero lo hizo con tal fuerza que, de la presión, la pelota salió despedida, se coló y el pintor se puso a blasfemar al cancerbero sin la menor consideración hacia ese niño hundido en la miseria. Ahí pensé que de mayor haría una canción al portero y me sacaría la espina». De aquéllo nació Minitragedia de Arconada (en tres segundos) por la que el exinternacional está agradecidísimo y de la que el pintor ni sabe ni contesta.

En la última peli, David Trueba ha cogido una de sus canciones, Todo me recuerda a tí, y ha hecho de ella el leitmotiv, una melodía que a la prota le cuesta retomar en su vuelta al circuito porque, del pasado que se nos viene encima a bote pronto, hay secuencias que se reviven sin la menor alteración y otras que duelen lo suyo revolverlas de nuevo. El cineasta quedó prendado el día que escuchó Momento Garci y el músico está encantado de que aquél le haya proporcionado a la canción otra vida tan chula como la que le ha dado. Ambos comparten sensibilidad de calibre similar por lo que estaban condenados a encontrarse, mucho más tras haberle dado nostálgico a Trueba en Casi 40 y ponerse a rebuscar en la memoria de sus acompañantes años atrás. Ya que Nicolás, el chaval de Luis, ronda la edad del padre cuando Forges compuso Arcomanta, no descartemos que en un tiempo suene algo tipo Pongamos que hablo de De Gea. Pero, vaya, en este caso sin contemplaciones.

Compartir el artículo

stats