11 de septiembre de 2018
11.09.2018

La concordia que quieren los señoritos

11.09.2018 | 20:40
La concordia que quieren los señoritos

Nos espera una legislatura caliente con las derechas de nuevo en el monte, y me temo que una de las batallas será la memoria histórica a propósito del Valle de los Caídos. Vaya por delante mi tristeza viendo que España sigue padeciendo unas derechas impropias de una sociedad moderna y europea; ha bastado el simple anuncio de la exhumación de Franco para que desaparezcan las equidistancias con que revestían sus verdaderos valores y hoy ya no disimulan que quieren a Franco donde está con manifiestos firmados por miles de antiguos equidistantes que dejaron de serlo cuando vieron que el Gobierno va en serio con la memoria y los valores. Hasta viejos maestros del «ahora no toca» como Leguina firmaron semejante iniciativa.

El nuevo PP sigue eligiendo escenarios medievales para actos que demuestran que en ciertos aspectos las derechas españolas siguen ancladas en el siglo XIV, que no hay que ser viejo para ser carca€ pero me alarma sobre todo la ocurrencia del joven Casado poniendo en marcha algo parecido a aquella «paz de Franco», la de los cementerios, de la sumisión, el olvido y el silencio. Les traiciona el subconsciente. Ahora lo van a llamar «concordia y libertad» pero el fondo es el mismo; para que haya concordia hay que dejar a Franco y José Antonio donde están porque retirarlos y cumplir la ley resulta de antiguos y rencorosos para Casado. La concordia del PP consiste en dejar a los de las cunetas donde están y dejar de hablar de su memoria porque eso es de carcas y abre heridas€ las suyas, claro. Y si ellos se sienten mal ya no hay concordia.
Como refuerzo sacan al hijo de Suárez, bastante más a la derecha que su padre, que empeora la situación diciendo que hablar de memoria histórica es faltar al respeto y dificulta la convivencia «entre distintos», «cargar las culpas sobre un bando cuando hubo dos es una cortina de humo», «la Ley de Memoria Histórica es innecesaria porque viene a reescribir la historia». Terribles conceptos que revelan dónde están las derechas señoritiles. La iniciativa socialista de cumplir la ley de la Memoria exhumando a personajes que en toda Europa se considera funestos, genocidas, criminales contra la humanidad como Franco y sus generales golpistas brinda a las derechas españolas una oportunidad de oro para homologarse con sus colegas europeas en torno a los valores democráticos, asumiendo con su apoyo la renuncia real y efectiva al franquismo para entrar todos juntos en una nueva etapa en torno a los valores constitucionales.

Eso no se consigue enrocándose en las viejas posturas de sus abuelos considerando dignos de respeto a criminales que en Europa hubieran muerto en la cárcel o ante el piquete. No puede haber concordia si ha de ser en base a asumir que los asesinos y carceleros tienen la misma dignidad que sus víctimas; concordia es compartir sentimientos, valores y una nueva base de partida con proyectos de futuro; así no, Casado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook