Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con gusto

Noche de paz

En esta noche de paz seguirá la guerra en Libia, en Siria, donde los kurdos han sido abandonados a su suerte, pero aún así Europa celebrará tres cuartos de siglo sin ningún conflicto generalizado en su territorio, la primera vez que esto ocurre desde hace mucho. Y en más de cien países donde diez años atrás se pasaba hambre, podrán organizar una cena familiar con piña, salmón y cordero tras haber ahorrado -porque hasta habrán ahorrado- unos dólares.

Cuando los misioneros cristianos llegaron a la India, los hindúes descubrieron que también ellos hablaban de un redentor que se encarnó para redimir al mundo y enderezar nuestras malandanzas. Los misioneros le llamaban Cristo y ellos, Krishna, hasta se parecían en el nombre. Me imagino su sonrisa luminosa, exaltada. Sintieron una gran decepción al enterarse de que la visita de Cristo era única e irrepetible (sólo llegaría al final de la película con lo que les gustan los largometrajes), ellos que ya habían engalanado las vacas, las aldeas, los árboles sagrados, el lingam de Shiva y los senderos perfumados del templo.

Nunca he rechazado la ayuda del Cielo, pero nada bueno ocurre sin nuestra diligencia o como dice el Nobel de la Paz, Muhammad Yunus: “en el mundo real pocos se comportan con el egoísmo extremo en el que se basa la teoría económica clásica”. Sí, pero esos pocos frenéticos tienen la capacidad de ensuciar de una horda de monos con diarrea. Sólo cuenta aquello que amas.

El que no abreva en la sabiduría se tiene que conformar con las octavillas del centro comercial donde aparece, indefectiblemente, un señor con el pelo naranja: como Garfield pero la mitad de inteligente que el gato. Ese señor te promete que serás feliz cuando puedas cambiar de aspiradora. La aspiradora es una fábrica de aspiraciones, por algo se empieza. El coche eléctrico mejorará el aire de las ciudades, pero el litio de sus baterías se emplea, también, para ciertas perturbaciones de la mente. Conflicto de usos. Imaginen a un tipo nervioso al volante de un coche sin haberse tomado la pastilla. Ojo a la carretera y feliz Navidad.

Compartir el artículo

stats