Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

La noche más bizarra

La Nochevieja no fue para nada fiel reflejo de los gustos habituales del espectador televisivo. La 1 venció desde la Puerta del Sol, elegida por el 34,4 por ciento de los espectadores, no por el vestido de Anne Igartiburu sino porque todavía sigue siendo una tradición más despedir el año con la televisión pública o ver el discurso del Rey. La Navidad y la Lotería son los últimos reductos que le quedan después de perder el liderato en los informativos y programas electorales.

El segundo puesto fue para Antena 3 que, rendida a los encantos de Cristina Pedroche, consiguió las Campanadas más vistas de la historia de las televisiones privadas, tanto en número de espectadores como en cuota (26,6%). El atuendo de la vallecana, aparte de muy parecido a un vestido de novia de alta costura visto en la pasarela de París a finales de los noventa, recordaba también al de las «Mama Chicho» que ponían color a la parrilla de Telecinco en los primeros noventa. Ríanse del frío que debió pasar el «hada del bosque» pero -explica ella- su sacrificio respondía a un elevado fin: lanzar un mensaje ecologista, por el cuidado de la naturaleza y el reciclaje. Los investigadores tendrán que analizar ahora en algún sesudo paper si este gesto caló en alguno de los cerca de cuatro millones y medio de ciudadanos que optaron por la colaboradora de «Zapeando» y dejaron a «la cadena amiga» en un terrible tercer lugar a nivel nacional, a ella, siempre la primera, la más vista en 2018, por séptimo año consecutivo. Lara Álvarez colgó su vestuario habitual de «Supervivientes» y no hubo duelo de bikinis.

En la Comunitat, À Punt entró de la mejor manera en 2019, por delante de Telecinco y de muchas cadenas de la Forta, con un 6,4 por ciento de cuota y rozando los cien mil espectadores de media. A las doce en punto con el sonido del reloj del Ayuntamiento de València y una muy acertada Carolina Ferre con sus gajos de mandarina como elemento de diferenciación cultural, alcanzó su pico de 149.000 espectadores, con un fantástico 8,5 por ciento de cuota.

Tampoco fue habitual el consumo televisivo de La 2 que casi duplicó su cuota media de pantalla diaria hasta llegar al 4,3 por ciento, adelantando a Cuatro, la gran perdedora del día. Todo gracias al brillante «Cachitos de Hierro y Cromo» al que nos rendimos muchos de los que nos quedamos a cubierto en esta noche especial en tantos sentidos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats