11 de enero de 2019
11.01.2019
Al margen

No hables de Rita en vano

11.01.2019 | 21:05
No hables de Rita en vano

A la familia de Rita Barberá no le ha hecho ni pizca de gracia que la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, y la recién candidata a la alcaldía de València, María José Català, resucitaran la figura de la fallecida dirigente para iniciar la reconquista electoral de València apelando a su legado. Ambas apoyaron con sus votos en las Corts que Barberá fuera desposeída de su acta de senadora y ahora la familia exige, literal, que «el PPCV se olvide de pasear su cadáver» de cara a las elecciones. Quizás los dirigentes del PPCV pensaban que los dos años de su muerte sola y excluida en un hotel de Madrid eran tiempo suficiente para olvidar el pasado y «pelillos a la mar», pero en el corazón y el hígado las heridas tardan más en curar. Hasta una vida entera.

Imaginemos, además, que a todo ello se sume el hecho de que pueda haber alguien de su familia que, fruto de esta indignación de clan, desee vengarse de los populares concurriendo a las elecciones en otra lista municipal, como por ejemplo, Vox. ¿De quién es entonces Rita Barberá? Ojo a la familia: «es patrimonio, único y exclusivo, de todos los valencianos», «de ningún partido, y en ningún caso lo puede ser del PPCV que la abandonó, maltrató y expulsó». La pugna por recibir el vestido rojo ha empezado...tras dos años encerrado en la oscuridad del baúl.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook