02 de febrero de 2019
02.02.2019
TELEVISIÓN

Sassy science

02.02.2019 | 04:15
Sassy science

Lo que yo quiero es que TVE contrate a Sassy Science. Ya está. Es una activista LGTB abiertamente bisexual, drag queen amateur y estudiante de física enamorada del grafeno (normal, la erótica del grafeno es lo que tiene). Una joya. TVE no debe dejar escapar esta oportunidad, de hecho, no sé cómo sobrevivió hasta ahora sin contar con ella, la primera divulgadora de la ciencia drag queen de todo el mundo. ¿Para qué la necesita? Por Dios, es evidente. Para algo tan importante como colaborar en un programa tan importante como «Órbita Laika», dedicado a algo tan importante como la divulgación científica. Pero como está feo empezar diciendo a bocajarro lo que quiero yo porque sí, empezaré otra vez disimulando un poco más.

En el Antiguo Egipto había tres estaciones: la inundación, la siembra y la cosecha. Han pasado muchos siglos, los humanos inventamos la filosofía y el método científico, transformamos el mundo gracias a la tecnología, y construimos sistemas masivos de transmisión de información como la televisión, que aquí nos ocupa. «Órbita Laika» es un programa de La 2 que anuda este largo recorrido de la humanidad, divulga los conocimientos alcanzados gracias a la ciencia, y al acercarla al público de forma cercana, atractiva y, por supuesto, rigurosa, nos prepara y nos anima a sumergirnos en ella, disfrutando e incluso colaborando con su avance. Mola.

Como «Órbita Laika» es un programa innovador dispuesto a mezclar ciencia con humor, música y lo que sea con tal de sacarla de esas vitrinas de museo decimonónico que huelen a moho y formol, debería contar con Mario Peláez (Sassy Science cuando ilumina los rincones inextricables de la ciencia con su linterna de colores). Solo una última cosa. En «Órbita Laika» hay tres estaciones: la inundación, que cada año anega la parrilla y se lleva el programa por delante; la siembra, que prepara y anuncia una futura nueva temporada; y la cosecha, que emite sus granados frutos durante apenas tres meses y luego se ahoga. «Órbita Laika» debe contar con Sassy Science para la inminente próxima cosecha, vale, pero también es urgente que aprenda a nadar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook