13 de febrero de 2019
13.02.2019
EL COMENTARIO DEL TIEMPO

Operación Barbarroja

13.02.2019 | 00:59
Operación Barbarroja

Que la invasión de la antigua Unión Soviética por la Alemania nazi, iniciada el 22 de junio de 1941 ¿Fue un invierno anormalmente frío? No hay muchos datos previos a la Segunda Guerra Mundial, pero, como era de esperar, el tema no ha pasado inadvertido para los investigadores. El invierno de 1941-1942 fue duro en Rusia, pero hay que encuadrarlo dentro de otras anomalías globales que se extendieron entre enero de 1940 y febrero de 1942. Estos dos inviernos fueron los más fríos del siglo XX en muchos puntos de Europa. Las temperaturas fueron igualmente bajas en el Pacífico Norte central y en Siberia septentrional. Por el contrario, hubo anomalías positivas en Alaska y Canadá, incluyendo el invierno más cálido del siglo en partes de ese estado y de Asia central. Estas variaciones son acordes con los cambios de presión, que reflejan una potente baja de las Aleutianas, una débil baja de Islandia y un anticiclón sobre Escandinavia. La combinación de estos dos últimos individuos isobáricos (NAO débil) suele derivar en situaciones de bloqueo y gotas frías y llegada de aire frío a la Europa oriental. Las anomalías afectaron también a la circulación superior. Hubo grandes inundaciones en Perú (con un evento de El niño potente y duradero), severas sequías en el Sahel, grandes incendios en Alaska y sequías y malas cosechas en Borneo y Australia. Si, 1940-1942, cuando nadie hablaba de cambio climático, el mundo también parecía sumido en el caos, guerra mundial incluida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook