Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El apunte

Gemma Martínez

Sí a hablar de sueldos

Nunca he entendido la educación mal entendida o el pudor a hablar de dinero. Si la cultura financiera hubiera sido una asignatura obligatoria en España, casi desde el parvulario, los ahorradores habrían sufrido mucho menos en la crisis. Administrar el dinero es más necesario que estudiar algunas fórmulas matemáticas que el alumno jamás volverá a emplear, salvo que haga de los números su profesión. Los beneficios de ese mayor conocimiento se extienden a otros ámbitos, como la retribución, la nómina de todos los meses. Información y transparencia, ¿por qué no? ¿Trabajarían en una empresa que colgara en un tablón los salarios de los empleados, sin ser nominalmente pero sí por categorías o grupos de trabajo? Falta mucho para eso. De momento, nos conformaremos con que las empresas de más de 50 empleados tendrán que hacer pública la brecha salarial entre hombres y mujeres. Que ya es mucho. En la Comunitat Valenciana, más de 2.500 empresas. Todo lo que sirva para evidenciar la política salarial y desagregarla por género será bienvenido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats