02 de mayo de 2019
02.05.2019

Cocodrilo que duerme, es cartera

02.05.2019 | 21:07
Cocodrilo que duerme, es cartera

Muchos artículos, noticias y análisis se han producido desde que el pasado domingo 28 de abril se realizaran las elecciones generales y autonómicas, y todos ellos coinciden en que el partido socialista y el resto de partidos de la izquierda han sido los claros vencedores en la Comunitat Valenciana y en España.

Para el Partido Popular los resultados no han sido ni los esperados, ni mucho menos los deseados y, por mucho que algunos se empeñen en repetir insistentemente que la culpa es de la fragmentación de la derecha y de la irrupción de nuevas formaciones políticas, estos argumentos no van a solucionar este batacazo electoral, ni tampoco limitar los mensajes de autocrítica a una cuestión de errores de comunicación. Los resultados son malos y no pueden enmascararse con eufemismos estadísticos y numéricos.

No debemos adaptarnos al cambio que se ha producido en el tablero político, si no que debemos generar el cambio. Ahora más que nunca es cuando debemos hacer una verdadera autocrítica. Y esa autocrítica no se puede quedar en palabras, sino que debe conllevar una serie de hechos y decisiones, con el único y claro objetivo de regresar al centro político que nunca debimos abandonar, mediante un mensaje claro y directo que hable de los verdaderos problemas y necesidades de las personas.

La reacción tiene que ser inmediata y contundente, ya que no tenemos un minuto que perder, pues en poco menos de 1 mes se celebran elecciones municipales y el Partido Popular debe apostar en los 21 municipios de la comarca de L'Horta Sud por convencer a la ciudadanía de que el voto del centro unido puede lograr un resultado muy diferente al de las recientes elecciones generales.

No es tiempos de lamentos; a la campaña electoral se viene llorado de casa. Ahora es tiempo de unidad y de remar todos juntos en la misma dirección, olvidándonos de los «ismos» y de las «istas», y centrándonos en las elecciones municipales para demostrar que la verdadera vocación que tiene el PP como partido pasa por ocupar el centro político, ya que ese es nuestro espacio natural, ni tampoco confiar en futuros gobiernos municipales a 3 bandas, pues el PP sale a ganar estas elecciones municipales con una clara vocación de alcanzar las alcaldías y ser el referente de la ciudadanía.

En definitiva, no podemos hacer un pastel nuevo con una vieja receta. Es ahora más que nunca cuando los nuevos valores y las nuevas formas de hacer política han de situarse en la primera página de la agenda política ante las próximas elecciones municipales, ya que cocodrilo que se duerme, es cartera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook