30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El foro

Juegos de chiquillos (chiquilladas)

Ha vuelto a nuestras pantallas el incombustible Javier Sardá con una versión actualizada de un concurso de finales de los años 80: ‘Juego de niños’. Sin embargo, los pequeños que participan en el espacio, aun con su espíritu lúdico intacto, parecen tomarse más en serio su papel en la función que algunos de los llamados a representarnos a los valencianos en nuestro ayuntamiento. El sainete protagonizado esta semana por la socialista Sandra Gómez y el ciudadano Fernando Giner a cuenta de las reuniones con el alcalde Joan Ribó y otras citas cruzadas está muy por debajo de la seriedad que se pueda esperar de quienes aspiran a gobernar a sus vecinos. La política es en gran parte representación, es obvio. Y cada uno pugna por ocupar su espacio. Pero cuando las urnas han dictado sentencia de forma clara, una sobreactuación así solo parece una rabieta infantil. Como la que cogió también, por cierto, Pablo Iglesias porque Pedro Sánchez recibió, antes que a él, a Pablo Casado y Albert Rivera.

Madrid les despista...Y ya que nos hemos ido a Madrid, hay que ver cómo la obsesión de los grandes partidos por lo que ocurre dentro de la M30 les despista de lo que de verdad sucede en el país. Sus reacciones sesgadas por los resultados electorales en la Villa y Corte ignoraron la realidad de esos resultados a escala global. El país no es, ni mucho menos, lo que acontece en su capital. La realidad social, política y económica es mucho más diversa. Olvidarlo solo ha conducido con el paso del tiempo a una mayor desafección de los territorios de la periferia hacia unos dirigentes y unos medios que se empeñan en no entender nada de nada. Y lejos de corregirse, esa tendencia parece acentuarse con el tiempo. Mal camino.

...y a los demás nos mata. Aunque no es un problema exclusivo de los políticos. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, encerrado en una burbuja aún más pequeña y obviamente blindada en la Plaza de Cibeles, critica que los españoles no ahorremos lo que debemos. ¿Cuánto ahorraría él con una familia de cuatro miembros y un sueldo de 800 euros? ¡Ah!, que él cobra 12.000 al mes...

Compartir el artículo

stats