31 de julio de 2019
31.07.2019

¿Qué pide la investigación e innovación universitaria al Botànic II?

31.07.2019 | 20:11
¿Qué pide la investigación e innovación universitaria al Botànic II?

El sistema universitario valenciano supone un 44% de la inversión total de la Comunitat Valenciana en I+D+i; en el resto de España, la media es de un 27%. Este simple dato refleja, entre otras cosas, el papel preponderante que la investigación e innovación desarrollada en las universidades juega en la Comunitat, su enorme potencial como motor de la innovación valenciana, y la necesidad de potenciar su actividad de I+D+i y transferencia, si verdaderamente se quiere cambiar los fundamentos de la economía valenciana.
Lo cierto es que las condiciones en las que se desarrolla la actividad universitaria han empeorado mucho desde la pasada crisis económica. Esto ha sido debido a la importante pérdida de financiación e inversión, a la falta de renovación de su personal, y a las dificultades de tipo administrativo y burocrático que se han introducido en el sistema universitario español más recientemente. Esto último debería ser objeto de mucha mayor atención por parte de nuestros legisladores y gobernantes ya que ha generado serias dificultades en el funcionamiento y la gestión de la I+D+i, que están suponiendo un grave freno a la productividad de las universidades.
Ante este escenario, la Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (RUVID) impulsó a finales de la pasada legislatura una acción de comunicación con los grupos políticos de las Cortes Valencianas solicitando que se tuviera en cuenta una serie de peticiones concretas en el nuevo programa de gobierno.
Por eso nos dirigimos ahora al Botanic II, con ánimo de que el mensaje llegue desde el principio de la legislatura, y sea tenido en cuenta en la acción de gobierno por los nuevos responsables políticos.
La creación de la nueva Conselleria d'Innovació, Universitats, Ciència i Societat Digital ha sido una gran noticia para el mundo universitario. En su momento ya saludamos el esfuerzo que se hizo en la pasada legislatura con iniciativas como la creación de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) o el plan GenT, que consideramos instrumentos imprescindibles para el sistema valenciano de ciencia e innovación. Estas iniciativas deberían continuar con las medidas y recursos necesarios para su mejor implantación y éxito.
En particular, es imprescindible una focalización y especial inversión en instrumentos dedicados a la captación, retención y mantenimiento de los recursos humanos en investigación, así como una regulación que permita su estabilidad laboral. Desde RUVID queremos insistir en que hay muchos elementos en la acción de gobierno que podrían ayudar considerablemente al sistema.
La inversión debe crecer y en esa línea solicitamos un pacto de todos los partidos políticos que permita alcanzar en un plazo razonable la dedicación de un 1% del presupuesto GVA a programas de I+D+i. Sin embargo, hay dos aspectos de la financiación que suelen pasarse por alto y son fundamentales. Por una parte, se requieren convocatorias con calendarios y condiciones que hagan posible la ejecución del gasto con arreglo a las necesidades de las actividades, y a las condiciones que tienen los beneficiarios para llevarlas a cabo, cuestión de la que estamos todavía lejos. Por otra, por su particular naturaleza, las actividades de I+D+i deberían poder ejecutarse en más de una anualidad, sin que se genere interrupción por cambio de ejercicio presupuestario, con la deseable certidumbre del calendario de convocatorias necesaria para el desarrollo de estas actividades. Deben acometerse los cambios legislativos necesarios para ello.
Sin que sean menos importantes, nos permitimos resaltar la necesidad de trabajar en la línea de conseguir la máxima homologación de la Agència Valenciana d'Avaluació i Prospectiva con los estándares de las agencias de evaluación reconocidas en el Espacio Europeo de Investigación, y que la imprescindible implantación de la administración electrónica se adapte a las condiciones de los distintos tipos de usuarios, agilizando la burocracia y reduciendo la carga de gestión.
Finalmente, solicitamos un mayor esfuerzo de coordinación y coherencia en las políticas de investigación e innovación de los diferentes departamentos de la GVA, bien a través de mecanismos de coordinación efectiva entre los mismos, que entendemos no existen actualmente, o mediante la integración de dichas políticas en una única agencia de financiación. Además de generar mayor eficiencia permitiría visibilizar más adecuadamente la acción en I+D+i soportada por la Generalitat en este difícil escenario de infrafinanciación autonómica.
Precisamente por esto, desde RUVID insistimos en que hay diversas acciones de mejora del sistema necesarias, adicionales al necesario incremento de la inversión en I+D+i.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook