Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Carles Martí

Menos redes y más calle

Desvanecido el estío siempre llega la misma mofa: ¿qué tal las vacaciones, bien o en familia? Sin embargo, en verano es donde más amistades digitales recibes, arden los grupos de whatsapp y compruebas que hay gente que sería muy desgraciada sin instagram. La conclusión es que el móvil es nuestro mejor amigo y confidente. He visto a nudistas en la playa con el móvil colgando, en el cuello, protegido por ese artilugio de plástico transparente que vendían los bazares. Y chiringuitos clandestinos donde los teléfonos competían con los mojitos. Los expertos, que es la forma moderna de referirse al sentido común, aconsejaban que la desconexión empezaba por dejar el aparato alejado de las manos, pero ni caso. Hemos ganado en popularidad virtual, aunque hemos perdido la naturalidad de la sobremesa y el parloteo nocturno a la fresca. Los restaurantes deberán hacer las mesas más grandes para dejar espacio al móvil junto a los cubiertos, mientras los maestros no saben qué hacer para que las criaturas presten atención analógica. Es el tiempo que nos ha tocado, ni mejor ni peor que otros, por eso los ambientalistas ortodoxos están llamados a desaparecer, porque nadie quiere volver atrás. Las especies que sobreviven son las que se aclimatan, un argumento darwinista bastante demostrado. Pero ojo porque esa adaptación es en el medio ambiente, o sea en la vida real. Los políticos actuales son virtuales, viven en la nube, pendientes de subir su boba declaración del momento, o la consabida foto cada hora. Se retroalimentan, discuten y se espían en la red, por eso confunden el «like» con el ciudadano, y la «history» con la gente. Análisis sesudos aparte, mucha culpa del bloqueo está en la vida paralela que llevan los representantes públicos, a años luz de la inmensa mayoría de la población. Solo un dato: «Gran Hermano VIP» sigue como uno de los programas de máxima audiencia televisa, así como las inclusivas/exclusivas tertulias de «Sálvame» concentran más espectadores que los telediarios. Esos televidentes también votan.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats