Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Invulnerable Greta

Aun aceptando su oportunidad, el fenómeno Greta Thunberg sorprende. No es la voz de una nueva causa, aunque sí su grito más agudo y amplificado. El ecologismo está en los parlamentos desde los años 80. Los padres de Greta son una cantante de ópera y un actor y pertenecen al tipo de progenitores que aprenden de sus hijos, contra la tradición de sean los hijos quienes aprenden de los padres. Por ella se hicieron veganos y dejaron de usar aviones. A los niños dioses y niños reyes hemos de sumar los niños sabios como han hecho el Foro Económico Mundial, el Comité Económico y Social Europeo y la última Cumbre sobre la Acción Climática ONU, entre otros organismos. En la manifa del último viernes ya no sólo iban un líder local de Podemos y la profe enrollada pastoreando a los chavales; se habían sumado los abuelos con su pancarta sobre las pensiones. Este fenómeno colectivo nace de la fuerte individualidad de Greta. Todo sintoniza con lo último: 1) es niña en la era de Lisa Simpson. 2) tiene síndrome de Asperger, trastorno obsesivo compulsivo y un mutismo selectivo al que llama su superpoder, incorporándose a las inversiones contemporáneas por las que los enfermos son superhéroes y las víctimas, héroes. 3) Habla un rotundo discurso emocional, «triste y enfadada» porque «habéis robado mis sueños y mi infancia con vuestras palabras vacías». 4) Consigue su popularidad extrema negando que quiera ninguna popularidad, lo que la presenta como invulnerable a las opiniones ajenas, imprescindible en redes sociales. Veremos.

Quizá el mundo en el que los hijos enseñan a los padres logre lo que no consiguió el ecologismo que hablaba a la responsabilidad de los iguales. Hace tiempo que sabemos que no basta con tener razón.

Compartir el artículo

stats