Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Olmos

Para cuentos, los de Llorenç

Las redes sociales tienen un elemento infernal al que, confieso, no sé enfrentarme todavía emocionalmente. Es cuando me recuerdan por sorpresa que ese día es el cumpleaños de alguien que en realidad ya está fallecido. Es horroroso porque hay unos microsegundos en los que tu mente todavía no ha procesado lo del cumpleaños (ves la foto, los emoticonos), cuando de repente se percata de que eso es imposible o de que, al menos, no habrá celebración.

Eso justo me pasó esta semana a mi con Llorenç Giménez, mi amado 'contacontes'. Facebook me disparó sin compasión que el martes 8 de octubre era su cumpleaños y tardé unos instantes en reconocer que el pinchazo que sentí en mi corazón era el 'enyor' de saber que ya no está entre nosotros. ¡Cuánto bien hizo Llorenç a miles de niños y niñas valencianas! Les hizo viajar, volar, reir, gritar, aprender, dudar, sorprenderse. Les hizo imaginar personajes increíbles, situaciones divertidas...Y les hizo crecer, siempre con esa voz cálida y amorosa. ¡Cuanto bien hizo a los niños y niñas valencianas (y no tan niños)!

Incansable e infatigable, el gran Llorenç recorrió durante años colegios y aulas repartiendo sabiduría y afecto entre los pequeños, ejerciendo una labor inmaterial impagable: la de sembrar semillas de buenos valores en los ciudadanos del futuro.

Y todo ello, como son las cosas, seguramente sin que supiera lo que hemos descubierto nosotros estos días de mano de nuestro compañero Juan Nieto y de la Guardia Civil. Que mientras cientos de docentes y personal del mundo educativo se dejaba la piel día a día por una enseñanza de calidad, en centros adecuados y accesibles para todos, lidiando con la eterna merma de recursos pero compensándolo con voluntad y compromiso, dirigentes del PP creaban una empresa pública para construir colegios -Ciegsa- con el objetivo, no de garantizar unas buenas instalaciones para nuestros niños y niñas sino para.... financiarse como partido. En sus informes, la Benemérita ratifica el presunto reparto de comisiones del 3 % en Ciegsa y cree que la red de Rus recaudaba 'en paralelo' a la Gürtel. En paralelo, ojo. Todos saqueando el mismo cajón, el de la enseñanza, unos por aquí y otros por allá.

¿Se puede caer más bajo?

Mientras gente como Llorenç plantaba sin cesar semillas de luz, otros las robaban, con una voracidad espantosa, cuando solo eran brotes. Ése el cuento que alguien debería contar algún día a nuestros pequeños ciudadanos, ese y no otro. Aunque el mejor para hacerlo ya no esté entre nosotros.

Compartir el artículo

stats