Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En voz alta

Bonig y Catalá apuestan por Bastidas

Ya saben que los resultados de las elecciones autonómicas y locales de mayo 2015 permitieron numerosos pactos entre la izquierda valenciana y el consiguiente desalojo del Partido Popular del poder de buena parte de las instituciones de la Comunitat que habían controlado durante dos décadas ininterrumpidas. Como era previsible, ese enorme varapalo acrecentó, agrandó y agravó las batallas internas que ya se habían instalado en su partido durante los últimos años. Casi un lustro después, buena parte de esos conflictos siguen sin resolverse pero, de forma muy especial, destaca el de la provincia de Valencia tímidamente dirigido por gestoras que con un perfil bajo y plano al mismo tiempo han sido incapaces de enderezar el rumbo de un barco a la deriva que todavía no olvida el brutal enfrentamiento entre los seguidores de Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles que alcanzó cotas desconocidas hasta ese momento hasta entre rivales de distintos partidos. A falta de despejar el panorama político español ya todo el mundo coincide en el PP que es urgente e imprescindible la convocatoria de un congreso provincial que, además de intentar acabar con la provisionalidad y ponerse a trabajar en serio, permita también que inmediatamente a continuación se renueven las direcciones locales, entre ellas las de la propia capital valenciana con la portavoz en el consistorio, María José Catalá, al frente. También la puesta en marcha del proceso sería la excusa perfecta para que se acelerara el de la provincia de Alicante a cuya presidencia tiene prisa en acceder el máximo responsable de la diputación alicantina, Carlos Mazón.

Aunque es cierto que en los últimos procesos los populares han demostrado mayor aperturismo incluso con la llegada de primarias, no lo es menos que la influencia de la dirección nacional seguirá siendo decisiva. A ella se intentan acercar destacados militantes que pretenden hacer valer sus relaciones y contactos tanto personales como políticos con la actual cúpula de Génova. Sin embargo, todo apunta a que opiniones tan cualificadas y de peso como la las lideres del partido a nivel de Comunitat Valenciana y ciudad de València pueden resultar determinantes. A pesar de sus conocidas diferencias históricas - ahora reconducidas o aparcadas - se da la circunstancia que ambas coinciden en señalar a Elena Bastidas como la persona idónea para encabezar el nuevo proyecto. Otra cosa bien diferente es que logren convencerla porque la actual diputada autonómica no está, en principio, por la labor de aceptar el reto a no ser que finalmente se viera obligada por sus compañeros apelando a que ella siempre ha demostrado ser una mujer de partido.

Con 50 años recién cumplidos Bastidas tiene una dilatada trayectoria política. Ha sido concejal y Alcaldesa de Alzira, Presidenta de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias y diputada provincial, nacional y ahora autonómica donde fue rescatada en las últimas elecciones personalmente por Bonig y donde desarrolla muchas de las labores de oposición que la anterior legislatura ocupaba Catalá. Después de haber superado serios sinsabores internos y siendo consciente que a pesar de los apoyos el camino estaría llena de zancadillas internas y externas, Bastidas no se plantea postularse e incluso prefiere evitar que la propongan aunque tengo la sensación que tendrá difícil evitar que su nombre se baraje muy en serio, tanto por su perfil como por falta de alternativas idóneas.

Por cierto, me cuenta una amiga que varios políticos y referentes sociales valencianos que suelen presumir con vehemencia de defender políticas verdes, luchar contra el cambio climático y salvar el planeta andan asustados por si se les empiezan a auditar sus medios de transporte habituales tras los ejemplos dados por Greta Thunberg. ¿Dejarán de usar el avión y el coche contaminante para utilizar solo catamaranes, trenes sin máquinas diésel, vehículos eléctricos o burros como los que le ofrecían a la joven activista los vecinos de Talavera de la Reina?.

Compartir el artículo

stats