Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estación de penitencia

Los armados de las hermandades que guardan la imagen de marca independentista hicieron estación de penitencia en los jardines del palacio de la Moncloa antes de sentarse con el consejo de gobierno de las cofradías hoy titulares del Dolor, Pasión y Resurrección del Reino de España. Sin llegar a coincidir, las tres horas se consumieron casi por completo en confrontar los orígenes del conflicto, centrados en los coletazos de este siglo, que ya es avanzar algo. No pensarían que desde el minuto uno se iban a buscar soluciones al merdé. La consigna que fluye en el ambiente es marear la perdiz, estirar el chicle hasta que no sepa a nada y sacarse de la chistera una pompa que quede resultona, salvo para quienes tienen al hermano mayor en Waterloo que apuestan por el incendio. La prueba es que el tramo de participantes en la ronda que lidera el pastor Junqueras desde la sombra pidió el var tras la indignación por el voto en contra de sus vecinos al objetivo de déficit, que salió en el Congreso por los pelos cuando en torno a la performance, que diría el otro, los cálculos señalaban un desahogo pelín amplio. Pero en este trance solo hay espacio para las fatiguitas. Así que, a continuación, el timonel de la peripecia en marcha echó mano de trece ministros, se los llevó a uno de esos enclaves del mapa que hay que poner en duda si existen y, con el reto demográfico entre ceja y ceja, echaron la jornada en las dependencias lógicamente de una bodega. Tras la apertura de la diabólica mesa de diálogo, uno de los informativos de relumbrón de la Ser arrancó con que la cuestión estaba encauzada, que ya es moral, mientras contertulios de la Cope coincidían en que Sánchez había conseguido liar a los separatistas y ofrecieron la desternillante imitación de Joaquín Reyes a Torra en la que éste asegura ser «pata negra del independentismo» soltándose a cantar tras lo que, arrastrado por el frenesí, concluye: «Mira que odio a España, pero es que Melody es oro molío». Si ahí se lo toman a broma, igual es que ni se rompe España.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats