20 de marzo de 2020
20.03.2020

Ser o no ser Charlie

20.03.2020 | 23:51

"Es sólo un árbol ¡ostia!", gritó un fallero al ser recriminado por retorcer las ramas de un árbol con el fin de apilar sacos de arena a pie de tronco.
El vigente Código penal en "su artículo 525 castiga a quienes ofendan los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa al hacer escarnio de sus dogmas, creencias, ritos y ceremonias"; confesiones religiosas que deben estar "inscritas en el registro público correspondiente del Ministerio de Justicia e Interior", tal como detalla la escritora de ficción y ex corresponsal en Estados Unidos, María De Sancha Rojo. En el RER (Registro de Entidades Religiosas), existen diecisiete mil trescientas ochenta y ocho inscripciones según la página laicismo.org. "El pastafarismo cumple 15 años: (las) los creyentes del monstruo espagueti volador reclaman su entidad religiosa", se lee en la misma página.
¿Cómo considerar una u otra creencia como más o menos válida?
Insulto religioso, escarnio y profanación se tipifican en el Código Penal Español, tal como apunta el profesor de Filosofía del Derecho y Filosofía Política Oscar Pérez de la Fuente.
Luis Villameriel, administrador del Estado, licenciado en Derecho y patrono de la Fundación Derecho y Discapacidad (FDyD), en el artículo: Derogar el delito de blasfemia, realiza un conciso y aclaratorio análisis de cómo están las cosas en España respecto al anacronismo que viene copando portadas informativas. Villameriel recalca que "la sátira de (las) los dioses y sus profetas forma parte de la mejor tradición cultural europea". (Éxodo 7,1-2) "Moises rehusaba presentarse ante el Faraón porque no se sentía elocuente: "Soy tartamudo, el Faraón no querrá escucharme". Respondióle Dios: "Yo te he constituido Dios del Faraón; pero tu hermano Aarón será tu profeta: Tú dirás a Aarón lo que yo te mandaré, y el hablará al Faraón", (Libros Proféticos. Separata de la Sagrada Biblia publicada por Editorial Ramón Sopena S.A. Edición preparada por el Padre José Trepat Trepat O.F.M. (Orden de Frailes Menores), licenciado en Sagrada Escritura por la Pontificia Comisión Bíblica y enseñante en el Ateneo Antoniano de Roma y en la Provincia Franciscana de Cataluña).
¿Por qué siempre hay que tener miedo?
En mil novecientos sesenta y nueve, tal como recoge Luis Carandell en Celtiberia Show, "los directores de periódicos recibieron en las Navidades" un "Saluda de la Presidenta de la "Cruzada Infantil Antiblasfema", una institución más del mosaico celtibérico".
Creencias religiosas gozan de blindaje penal algo que otras ideologías no poseen.
"Cualquier tertuliano puede despacharse a diario llamando "feminazis" a quienes defienden el feminismo y aquí penalmente no ha pasado nada" apostilla Villameriel.
"Pensé que tenía que ser más hombre que nadie" dijo Ivonne Giménez Belmonte sobre su vivencia profesional en los años noventa. "Feminazi" la llamaron por reclamar igualdad de derechos; "En Oxfam me puse las gafas de género" "Nunca oí la palabra empresaria o lideresa, ¿por qué nunca habláis en femenino?". Esta jefa de Seguridad a cargo de la delegación de Facility Services de Levante, ILUNION, grupo de empresa sociales de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos), se cuestiona por qué en su carnet profesional, impartido por el Ministerio, pone "Director de Seguridad", a lo que ha reclamado sin éxito. Con el tiempo se suavizaron las injurias, ya no era "feminazi", ahora derivaron hasta: "Parece que algo sabe hacer". "¡Es una putada que un tío no haya tenido que luchar y nosotras sí!".
"Un ecologista o un nacionalista no podrán denunciar a quien pretenda ofender sus sentimientos haciendo escarnio, burla o sátira de sus respectivas ideologías. Sin embargo, cualquier creyente podrá denunciar a quien considere que ha herido sus sentimientos religiosos", informa Villameriel.
Día de la Blasfemia: treinta de septiembre, instaurado en el año dos mil nueve por el Center for Inquiry (Centro por el Conocimiento) estadounidense.
Tipologías concretas se recogen en leyes específicas: blasfemia, insulto religioso, odio por motivos religiosos, escarnio, profanación, ofensa a los sentimientos religiosos.
¡Que nadie escape!
Blasfemia y libertad de expresión entran en contradicción, "Derogar el artículo 525 del Código Penal será una buena manera de demostrar que efectivamente somos Charlie", movimiento europeo que nació tras la masacre en el semanario satírico francés Charlie Hebdo.
Einstein contrariado por las críticas hacia el nombramiento del filósofo y matemático inglés Bertrand Russell como profesor de Filosofía de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, escribió: "Los grandes espíritus han encontrado siempre violenta oposición por parte de las mediocridades. Éstas no pueden entender que un hombre (mujer) no se someta irreflexivamente a los prejuicios hereditarios y use honrada y valientemente su inteligencia", (Por qué no soy cristiano. Bertrand Russell).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook