Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al azar

Matías Vallés

Encarcelar a Newton

La ciudadanía se ha familiarizado con las pruebas PCR o Reacción en Cadena de la Polimerasa para la identificación de material genético, un hallazgo que hasta ahora solo tenía espacio reservado en las novelas de detectives y juicios. La técnica fue inventada por el estadounidense Kary Mullis, premiado con el Nobel y fallecido el año pasado. Se trata del mismo químico que dudaba de que el virus VIH fuera el causante del sida, una opinión que en la España actual hubiera obligado a un general de la Guardia Civil a discutir sus credenciales, y quizás a adoptar iniciativas penales al respecto.

El gobierno considera que acabar con la pandemia es un objetivo modesto para sus posibilidades, por lo que desea restaurar de paso el reino de la verdad en este mundo. El problema con Mullis no es que enloqueciera después de la PCR al opinar sobre el sida, sino que el mismo pensamiento heterodoxo y contrario al rebaño inspira su aportación que salva vidas y libertades de inocentes. Cabría añadir aquí a Linus Pauling, sin duda el mayor químico del siglo XX, doble Nobel de Química y de la Paz. Su campaña en pro de la vitamina C que consumía en cantidades industriales como 'curalotodo' le ganó un descrédito que también ha sido matizado en sucesivas discusiones, con el jurado todavía reunido.

La amenaza de encarcelar a Galileo no logró que la Tierra se mantuviera quieta, según pretendía el Gobierno de aquellos tiempos. El abordaje policial de los desmedrados herederos digitales del visionario Julio Verne o de H.G. Wells, creador de la ficción que inspiró el Proyecto Manhattan, no es la solución. A propósito, Newton no fue el mayor científico de la humanidad con veleidades alquímicas, sino un creyente en la transmutación de los elementos que tal vez utilizaba sus descubrimientos filosóficos para disimular su auténtica búsqueda filosofal. Astronomía proviene de astrología, y química de alquimia, más que literalmente. En ciencia, equivocarse a lo grande es la mejor forma de contribuir a que otros acierten.

Compartir el artículo

stats