29 de mayo de 2020
29.05.2020
Levante-emv

Trenes a lo grande

30.05.2020 | 00:39
Trenes a lo grande

"El AVE (Alta Velocidad Española) es lo más suculento; prácticamente es apoyar el transporte privado", manifestaba Juan Ramón Ferrandis de la plataforma en Defensa del Ferrocarril CGT. "Esta pandemia nos va a dejar mucha mierda en las uñas", se avecina una reestructuración ferroviaria con objetivos tales como "Eliminar el Talgo Barcelona Sevilla", transporte vertebrador de veintitrés localidades que "Lo quieren sustituir por un AVE" con solo tres paradas en su recorrido. "Dejar a dos millones de personas de la España vaciada" sin conexión ferroviaria cercana y asequible es hipotecar el futuro. "Se disfraza con que es necesario" mientras la utilización del transporte particular aumentará junto al crecimiento exponencial de contaminación, desarraigo y falta de abastecimiento en municipios. "Tenemos que denunciar esta situación, es nuestra obligación decirlo".
"La construcción del túnel pasante para llevar el AVE a Barcelona supondrá la muerte de L´Horta Nord" puntualizan Paula López Tormo y Juan Ramón Ferrandis Bresó en Túnel pasante de Valencia. (18/04/2019 wwwcgtv.org).
Richard Trevithick inglés, uno de los denominados "cerebros raros" de principios del siglo diecinueve fue sospechoso de brujería al transitar con su humeante vehículo, la "terrorífica locomotora"; más tarde un joven inventor, también inglés, George Stephenson, analfabeto, que a los quince años trabajaba de fogonero en las minas, tras aprender a leer y escribir, propone sustituir los ineficaces raíles de madera y hierro fundido por otros de acero y nace ¡la revolución ferroviaria! y gracias a este humilde joven, el "mecánico de Newcastle", que tras construir su primera locomotora de vapor, inventó el mecanismo de bielas entre ruedas, nació ¡la visión empresarial! ligando genialidad y dinero dando lugar a la Stockton-Darlington Railway Company, que vendió su primer billete al público el veintisiete de septiembre de mil ochocientos veinticinco.
"Seiscientas cincuenta personas por día y por trayecto" es la ratio del tren que se quiere sustituir por un tren de alta velocidad. "Criterio del todo AVE" atropellando las necesidades de dos millones diarios de personas (¡dos millones de votos!) usuarias de trenes de cercanías y regionales en contraposición a las veintitrés mil que utilizan la alta velocidad, según apunta la web de noticias de la Villa de Los Barrios del Campo de Gibraltar, rtvsol.es, en enero de dos mil diecinueve. Un cuatro por ciento de público para trenes de alta velocidad, frente al noventa y seis coma dos por ciento de personas usuarias de otros trenes.
Comenta Ferrandis que ya el Alhambra (Trenhotel Talgo Barcelona Granada) desapareció en función de las obras en el Corredor Mediterráneo (frontera francesa hasta Algeciras).
"Tenemos un ferrocarril convencional bajo mínimos" con necesidades postergadas mientras que actualmente se habla de "Sesenta y tres mil millones de euros ¿para qué?". ¿Por qué siempre hay miles de millones de euros para macropoyectos de castas de negocio al estilo de Los señores de las finanzas: los cuatro hombres que arruinaron el mundo, obra escrita por el economista estadounidense Liaquat Ahamed? ¿Por qué siempre aparecen sobrecostes en proyectos indescriptibles?

"Trenes que se van a alquilar" y cuyo "Mantenimiento, por parte del Estado" libera de gastos a las empresas que bien pueden vanagloriarse de "Un negocio redondo" privatizando beneficios y sociabilizando pérdidas. Alguien vende un cachito, posteriormente se vende otra porción y así hasta que la entidad no posee entidad, valga la redundancia. "Muchísimo dinero para muy pocas personas" ¿las de siempre?
Un kilómetro de alta velocidad equivale a tres años de recortes en trenes de media distancia, baremaba Ferrandis. Trenes AVE que lucen vitola del líder mundial la canadiense Bombardier, cuya división ferroviaria ha sido adquirida por la francesa Alstom, segunda firma mundial, tras China, en el sector. En palabras de Napoleón recogidas por el político y escritor francés Alain Peyrefitte: "Cuando China despierte el mundo temblará". Valiosísimo ingrediente el del transporte ferroviario en la exclusiva comilona financiera mundial, tanto que motiva la codicia sin cortapisa de rango: "Un mensaje de López Madrid vincula a Juan Carlos I con las negociaciones del AVE a La Meca tras perder la inmunidad", titula eldiario.es con fecha del diez de marzo de dos mil veinte.
¿Qué pasara cuando todo sea AVE? España ocupa el segundo puesto mundial con más kilómetros de alta velocidad ¡después de China! Colosalismo en detrimento de cercanía e identidad que acelera su gangrena con vías dejadas, clausura de líneas, trenes viejos y nula inversión al contrario que en el AVE. ¿Qué tienen que hacer las personas que acudan a otras localidades a trabajar si la estación del AVE está en un páramo desconectado o a varios kilómetros del núcleo urbano? ¿Concordar horarios de autobuses, restar del sueldo el necesario taxi, tener el coche propio abandonado de un día para otro en la estación? Zonas turísticas, de costa e interior, y otras notablemente productoras apenas tienen servicio ferroviario actualmente, o directamente no existe. ¿Cómo se quiere potenciar la economía de cercanía si la red ferroviaria no cubre el territorio suficientemente?
Externalizar trabajos se ha sistematizado, tal dejación, sin duda, lleva cola y en el caso de Renfe motiva que su plantilla sólo realice trabajos con "menor valor añadido" siendo las empresas privadas, ojito derecho de la gestión, quienes utilizan sin cortapisas las instalaciones de mantenimiento. "Tal es la fuerza del lobby de empresas fabricantes y mantenedores de material ferroviario que parece que es la propia Renfe la que trabaja para ellos. Tal descoordinación entre las empresas privadas que llega a provocar accidentes graves que no salen a la luz pública", (forodeltransporteyelferrocarril.blogspot.com 24/11/2013). "Les estamos dando una gran parte del pastel" declara Ferrandis. Alta velocidad española desmenuzada, segregada, descuartizada.
Emulando funestas experiencias foráneas de privatizar servicios públicos, tal como hizo Margaret Thatcher con el ferrocarril británico, secundada por Jhon Major en mil novecientos noventa y tres, el transporte ferroviario español en diciembre de dos mil veintidós se abrirá de par en par a las empresas privadas.
Wiston Churchill, a los veinticinco años, escapado de su cautiverio en la prisión de States Model School "viajó clandestinamente en un tren del que se tiró apenas llegó el alba, mientras transitaba por la región minera de Witbank a unos cien kilómetros al este de Pretoria", escribe la periodista astorgana Pilar Pastor Gaitero en la biografía del "bulldog británico". ¿Qué hubiera sido de la Historia sin ese tren regional?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook