15 de junio de 2020
15.06.2020
Levante-emv

Inspecciones ¡el reto!

15.06.2020 | 23:10
Inspecciones ¡el reto!

"Las empresas pueden hacer realmente lo que quieran", hasta ahora se contaba con tres personas para supervisar las instalaciones minerales relacionadas con el cemento y la cerámica, ganaderas, agroalimentarias y pirotécnicas entre otras; a partir de ahora serán seis. ¿Por qué tal insuficiencia en algo esencial para la salud y el medioambiente? "En dos mil veinte se proponen inspeccionar diez instalaciones" de las quinientas existentes en la comunidad, informa Carlos Arribas representante de Ecologistas en Acción del Pais Valencià, que en base a lo dicho calcula "Se tardarían cincuenta años". Sólo "Se están inspeccionando el tres por ciento de instalaciones"
"La Consellería (Consellería de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Agricultura y Desarrollo Rural) no tiene más personal" es el argumento del organismo institucional que siempre se mantiene abierto al diálogo, aunque "Una cosa son las buenas palabras y otra los hechos". Arribas puntualiza que "Las administraciones tienen una vida propia", en ellas es relevante el denominado personal intermedio que se mantiene al margen del partido que rija, por lo que no hay que olvidar que "¡Las inercias pesan mucho!".
La "Falta de control y falta de responsabilidad de las empresas" conforman un cóctel explosivo tradicionalmente aderezado por corrupciones de mayor o menor índole generadoras a la postre de calamidades. Nombres importantes y empresas van ligados en rancias tramas como en la desaparición de la Refinería del Noroeste de Aceites y Grasas en Guizar (Vigo) de cuatro mil toneladas de aceite de oliva pertenecientes a la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes de la estación de descarga de REACE, en mil novecientos setenta y dos que José Rey, en su libro El caso Reace, analiza apuntando datos como el de que la "Viguesa de Transportes, S.A. (VITRASA), hizo una suerte de obsequios, la mayor parte de ellos joyas, a las esposas de numerosos ediles". O el "caso de la colza" un aceite tóxico desnaturalizado desviado para uso humano que causó un millar de muertes en un total de casi treinta mil personas afectadas. Más reciente el asunto Magrudis S.L. conmocionó la opinión pública, su producto de carne mechada "La Mechá" causó tres muertes, dos abortos y más de doscientas personas consumidoras se vieron afectadas por listeriosis, toxicoinfección alimentaria potentísima que debuta con fiebre, vómitos, confusión y diarreas. Actualmente se informa que "El coronavirus deja en libertad a los dueños de Magrudis", sin tan siquiera fianza, según titula cárnica.cde comunicación.es con fecha del diecinueve de marzo del año en curso. No hay nada tan aprovechable como un estado de conmoción general o postrauma para resolver peliagudos asuntos aparcados en cola de espera "34 acusados del caso Brugal (Basuras Rurales Gestión Alicante) absueltos por un tecnicismo", (contrainformación.es, 11/06/2020). Según el sociólogo norteamericano especialista en asuntos alemanes y rusos durante su trabajo para la Oficina de Servicios Estratégicos en la Segunda Guerra Mundial, Barrington Moore, Jr., en el apartado Pax Britannica 1857-1947. ¿Un paraíso para el terrateniente? Sentencia "Una política de orden público, favorece siempre a quienes ya tienen privilegios, incluso a aquellos cuyos privilegios no son muy crecidos".
"Pueden ocurrir accidentes graves" en instalaciones de elevadísima peligro como la refinería de petróleo BP Oil España ubicada en el polígono industrial de El Serrallo en el Grao de Castellón, a un kilómetro del paraje natural de las Islas Columbretes, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). En el vertedero de Les Canyades en El Campello (Alicante), gestionado por FCC (Fomento de Contrataciones y Contratas), cuyo mayor accionista es el multimillonario mejicano Carlos Slim, donde "Una atmósfera irrespirable" ha producido la muerte de trabajadores reseña el ecologista. "En España, enviar una tonelada de residuos al vertedero cuesta menos de 60 euros, mientras que en Europa no baja de 100" se lee en el resaltado del artículo escrito por el periodista, músico y activista Ramón P Yelo para el saltodiario.com, titulado "Residuos. Usar, tirar y enterrar", fechado hace cuatro años.
"Si de una muestra de quince (empresas) aparecen cuatro" inapropiadas, ¿qué panorama general se retrata? No es de extrañar que sucedan tragedias como la del vertedero de Zaldivar (Vizcaya) el pasado seis de febrero, donde aún no han podido ser recuperados los dos cadáveres de trabajadores sepultados por el desprendimiento de cerca de tres millones de toneladas de escombros, materiales de construcción, automoción, lodos de la industria papelera como gomas, colorantes, pegantes, fibras de madera y restos siderúrgicos de hierro, con amianto, placas de fibrocemento y acero. "Sucedió por la desidia del gobierno vasco" y del empresariado que lleva monstruosidades de residuos porque es más barato. "Verter Recycling 2002, mentir y matar comprando políticos", es un artículo fechado el quince de febrero de este año en vitoria.cnt.es que habla de la empresa de carácter privado que posee dicho megabasurero y de cuantos residuos perniciosos acumula, empresa que esgrime para su defensa poseer "montones de papeles, todo en regla y legal como el pitermán, visado por la autoridad pertinente y supervisado por el Gobierno Vasco". ¿Quién duda que el inexistente control y la codicia alimentan trágicas sobreexplotaciones? ¿Se inspeccionan?
¿Qué metafísica mueve a cambalachear con la garantía de salud, economía, vivienda, trabajo, educación, progreso, ¡vida! del pueblo y medioambiente?
"Mire usted, haga lo que haga, aunque sea usted el peor gestor del mundo, usted no se preocupe que yo le garantizo que va usted a ganar dinero" es una de las declaraciones recogidas en el libro: Presidentes. Veinticinco años de historia narrada por los cuatro jefes de Gobierno de la democracia, obra de Victoria Prego que, dadas sus referencias, merece repetida reseña.
¿Tan espinoso es ampliar plantilla convenientemente preparada en inspección? En la información de una entidad pedagógica en línea, se enumera curiosamente como primer requisito, para inspectores e inspectoras, ¡la buena presencia! seguida por la facilidad comunicativa, capacidad intelectual y en penúltimo lugar "conocimiento de la normativa vigente en materia ambiental", cierra el listado el tener seguridad propia. ¿Qué impide recolectar a personas formadas, jóvenes en su mayoría, sin trabajo regular, para que opten a este cuerpo? ¿Se convocan oposiciones con plazas suficientes? Cualquier empresas debe estar inspeccionadas pero "Muchos ayuntamientos no tienen la figura de inspectores ambientales", y eso sucede cuando el Gobierno ya ha aprobado la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), "España Circular2030", con la que el MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica) prevé un recorte de residuos del quince por ciento en la media docena de sectores preferentes: construcción, pesquero, forestal, bienes de consumo, textil y confección, agroalimentario e industrial. Una estrategia en pos de implementar las siete erres: rediseñar, reducir, reutilizar, repasar, renovar, recuperar, reciclar. ¿Quién inspeccionará el cumplimiento? ¿La Fundación para la Economía Circular con integrantes empresariales en su cúpula?
De cara a las reuniones del CAPMA (Consejo Asesor y de Participación del Medio Ambiente) de la Generalitat Valenciana, las organizaciones reciben tal aluvión de documentación y borradores que finalmente "Es un poco aquí te cojo y aquí te mato". "Veremos si son capaces de aprobar lo que han propuesto", de lo contrario Arribas no descarta ir a los tribunales.
En palabras de Salvador de Madariaga y Rojo, ingeniero, diplomático y escritor, ministro de la Segunda República, "Mal se queja quien se deja".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook