Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

Alta definición

Maite Mercado

Del pos-it al burofax

En los últimos días de este extraño agosto, pendientes de las mascarillas y evitando las distancias cortas, las cadenas van anunciando el regreso de sus estrellas de las vacaciones y algunas novedades para el inicio de la temporada. La que mejor define hacia dónde va el infoentretenimiento matinal es la sección propia que le dan a Fran Rivera en «Espejo Público». Hecha a medida, con el saber hacer de Bertín Osborne en mente, el extorero entrevistará de forma distendida a otros famosos. «Rivera y amigos» se van a llamar las charletas. Una ocurrencia, entre otras, para competir con el imbatible «El Programa de Ana Rosa».

El que ha vuelto anticipadamente fue Josep Pedrerol, que no dudó en montar un especial de «El Chiringuito» ante la noticia deportiva del verano, del año o de la década, según sea el grado de barcelonismo, que esto también va por barrios. Este 2020 teñido de coronavirus será para algunos aquel en que Leo Messi se fue. Si se va, porque a pesar de superar en frialdad al post-it de ruptura de «Sexo en Nueva York» con su burofax, aún quedan millones de euros por negociar en esta traumática separación.

La salida del argentino se vive como un intenso drama en el «Sálvame» del periodismo deportivo en Mega. Los culés apenas podían hablar. Pedrerol, desde la ciudad condal con Carme Barceló y Jota Jordi. En Madrid, el resto del equipo con Lobo Carrasco, Quim Domènech y Tomás Roncero conectando desde donde estuvieran. El programa se promocionó como el «más importante del año» y cerca de medio millón de espectadores, un buenísimo 9.5% de cuota de pantalla, compartieron la catarsis blaugrana en una madrugada de calor tropical.

Al día siguiente, el cebo era saber dónde estaba el argentino. Tenían la exclusiva mundial. Estaba cenando en un restaurante con Luis Suárez. Los avezados reporteros conseguían unas imágenes de ambos coches saliendo de un parking. A Messi, con mascarilla, apenas se le veía una oreja identificativa. El despechado uruguayo, a cara descubierta. En el «Jugones» que sigue a la edición de «La Sexta Noticias» del mediodía, otra intrépida periodista vigila las entradas y salidas de vehículos en la puerta de la casa de Messi en Castelldefells. En la lluviosa Manchester, nos enseñan el lujoso edificio en el que podría vivir el astro más deseado. Ya habíamos visto también otro en Milán. Seguiremos informando. Una vez más, cuánto se parece determinado periodismo deportivo a determinado periodismo del corazón.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats