Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con la educación no se juega

Los obstáculos a los que se enfrentan docentes y alumnos

¿Cuándo llegarán buenas noticias para nuestro sistema educativo? ¿En qué momento se empezará a premiar el esfuerzo y el sacrificio? ¿Qué lugar ocupa el sentir del maestro ante las exigencias del sistema? Es más fácil encontrar las respuestas en Google sobre el fin del mundo que cualquiera relacionada con la enseñanza. Llevo 21 años trabajando como docente y tengo la sensación de que cada día necesito un nuevo bastón para caminar. Algún "lumbreras" nos ha llenado el bello espacio de la escuela de documentos, porcentajes, informes, registros, criterios y algo que llaman estándares de aprendizaje. Al tema burocrático vamos a sumarle alguna que otra cosilla como, por ejemplo:

-"Hoy me recogen por otra puerta, mañana me viene a buscar el abuelo, a partir de octubre soy de comedor aunque solo los lunes y jueves, no pedí los libros en el cole y me falta la agenda, mami te dejó la medicación para el asma en portería, yo soy alérgico a los frutos secos y me puede dar un chungo con una avellana, la semana del 11 nos vamos de vacaciones y necesito que me apuntes los deberes, tengo una nota en la agenda, ¡profe, yo tengo tres!".

Venga, ¿quién da más? Después de anotar todo, despejas la mesa y respiras, sientes que al fin tienes el control de los pequeños que te han encomendado. Ahora sí podemos comenzar a dar clase. Abrimos el libro en la unidad 1, chicos preparados para ir tachando lo que no se pide en la Ley y abrir la libreta para anotar lo que falta. Bueno, pensándolo bien, como si no queréis anotarlo, total... ¡Vais a promocionar todos! ¡Qué alegría, verdad! Y ahora viene lo mejor, ¡no hay límite de suspensos! ¿Veis cuánto os quieren los ministros y consejeros de la Educación? Pues bien, ahora nosotros vamos a demostrarles que la Educación es el arma más poderosa, la única capaz de hacer a las personas libres. Para eso necesitamos esfuerzo y compromiso.

La Educación es algo mucho más serio de lo que nos están vendiendo, es lo único que está en nuestras manos para cambiar el mundo, este mundo de locos donde todo vale y donde las libertades humanas son cada día más limitadas. ¡No os rindáis, peques! Tenéis que luchar siempre por vuestros sueños, aprender desde el corazón, fortalecer la voluntad y el pensamiento crítico. Sois vosotros los que debéis demostrar al mundo, que ante intereses meramente económicos y políticos, está el ser humano con su capacidad de crear, transformar, amar, aprender y trabajar por una sociedad más justa, más humana. Que nadie juegue con vosotros, que nadie os engañe. Es el futuro el que está en juego. El esfuerzo, los desvelos, dificultades y el sacrificio son los mejores aliados para la superación. Pasaréis todos de curso, algo que me alegra profundamente, pero espero que sea con la lección bien aprendida.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats