Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bultos

Bultos

¿Cuándo se deja de ver lo que se tiene delante? Hay un cuento de Edgar Allan Poe -‘La carta robada’ (sobre la que Lacan, por cierto, hizo un seminario)- en el que se ejemplifica la dificultad de hallar lo que se encuentra en su sitio (en un escritorio, en el caso de la famosa carta). Donde más papeles pierdo yo es en mi propia mesa de trabajo, que apenas tiene un metro cuadrado. Y no es que se pierdan, es que no los veo. Lo mismo que ocurre con los objetos ocurre con las personas. Hay quien lleva años sin ‘ver’ a su cónyuge, a cuyo lado se acuesta. Estuve hace poco en el funeral de la esposa de un conocido que se arrepentía de no haber reparado en la importancia que esa mujer había tenido en su vida. Observaba su cuerpo como si acabara de descubrirla. Sólo fue capaz de reparar en ella cuando se le reveló dentro del ataúd: fuera, pues, de sus lugares de siempre. Suelo decir en los talleres de escritura que no vemos los semáforos, esas notables esculturas callejeras, porque los tenemos delante.

Si un día colocaran uno en nuestro dormitorio, esa noche, al entrar en él, nos quedaríamos asombrados por la pertinencia de sus formas y por la precisión de sus colores y por el ritmo de sus apagados y encendidos. -Salid a la calle -digo a los alumnos- detenéos ante el primer semáforo y tratad luego de describirlo. Puedo asegurar que se trata de uno de los ejercicios de estilo más productivos que quepa imaginar. Donald Trump llevaba cuatro años a la vista de todos. Estaba tan presente que los ciudadanos dejaron de verlo. Entiéndase lo que digo: lo veían a la manera de un bulto, como vemos nosotros los semáforos con los que nos cruzamos al cabo del día. Pero perdieron de vista sus detalles, su capacidad destructiva, su maldad intrínseca. Tuvo que asaltar u ordenar asaltar el Congreso (el semáforo en el dormitorio) para que hasta los suyos se horrorizaran del monstruo al que habían alimentado sin querer. ¿Cuándo dejamos de ver lo que tenemos ante nuestras narices? No sabría decirlo, pero esta ceguera afecta tanto para lo bueno como para lo malo. Hay personas que no ven a sus hijos hasta que se van de casa e hijos que no ven a sus padres hasta que fallecen.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats