Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan José Millás.

Tierra de nadie

Juanjo Millás

Equidistancia

El odio es uno de los grandes remedios contra las frustraciones personales. No aparece en los libros de autoayuda, pero se manifiesta de continuo en la vida cotidiana. Unas buenas cantidades de odio, debidamente dosificadas, deja a algunas personas mejor que si se hubieran tomado un Valium A veces el sentimiento se desborda, como un río, y anega, qué sé yo, el Capitolio de EE UU. Pero tras la tempestad vuelve la calma. Los asaltantes debieron de dormir como niños aquella noche en la que inundaron de bilis negra los pasillos y despachos de la institución.

-Doctor, tengo un malestar profundo, aunque difuso. No es que me duela esto o lo otro, es que no estoy a gusto conmigo.

-¿Ha probado a odiar?

-Pues la verdad, no.

-Se lo recomiendo, es muy eficaz. Y carece de los efectos secundarios de los fármacos.

-¿Y a quién debo de odiar?

-Eso es lo de menos. Puede dirigir su antipatía contra los partidarios de la eutanasia, por ejemplo. Deséeles la muerte.

-¿Y no sería una contradicción que yo, partidario de la vida, deseara la muerte de esas personas?

-Pues claro que sería una contradicción. Pero el odio conlleva una pérdida completa de la lógica, lo que nos permite odiar a tontas y a locas, a derechas e izquierdas. Fíjese en Trump. Si se pone usted estrecho, no logrará detestar a fondo a nadie y seguirá con el desasosiego que le corroe.

-Y usted, si no es indiscreción, ¿a quién odia?

-Yo, al gobierno social-comunista bolivariano. Los fusilaría a todos. Pero tengo un cuñado que odia a muerte a la extrema derecha y le va muy bien. Cada uno debe elegir el objeto de su odio, aunque puede cambiarlo del lunes al martes.

Hay gente que no es de odiar a nadie y que ahora llaman equidistantes, otorgando al término un cariz peyorativo. Significa que a los equidistantes se les puede odiar por su tibieza. Si usted se halla entre ellos, tiene garantizada la aversión de los dos extremos del arco sociopolítico. Pero quizá sea la única posición moral digna para quien no se odia a sí mismo.

Compartir el artículo

stats