Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inmaculada Rodríguez-Piñero

Repensar nuestro turismo para la era post-covid-19

Benidorm es el munIcipio de la Comunidad Valenciana más reservado con el Bonoviaje

En 2020 dejaron de venir a España 64,5 millones de visitantes internacionales por la covid-19 produciendo un fuerte impacto en el sector turístico, uno de los más afectados por la pandemia y que representa el 12,4 % del PIB español y emplea a 2,8 millones de personas. Con estas cifras, no cabe duda que el turismo desempeñará un papel fundamental para apuntalar la reconstrucción, reducir el paro y volver a la senda de crecimiento.

Desde la Unión Europea se ha tardado mucho tiempo en dar una respuesta específica a la crisis del sector turístico. Pero desde el Parlamento Europeo hemos venido insistiendo en la necesidad de un plan específico y ya se empiezan a vislumbrar acciones concretas para una industria cuya reactivación requiere de certezas, previsibilidad y seguridad.

El diseño de un certificado digital europeo covid-19 que verá la luz en tres meses, constituye un paso fundamental para poder ejercer la movilidad con la necesaria seguridad. Sin embargo, en un sector tan globalizado como el turismo sería deseable consensuar este documento con nuestros socios internacionales y así favorecer el tránsito de mercados tan importantes como el japonés, el norteamericano o el chino. Como no, cerrar cuanto antes un modelo homologado con nuestros aliados británicos.

El verano está a la vuelta de la esquina y será también crucial que el proceso de vacunación se acelere para llegar con más de la mitad de la población europea inmunizada a principio del mes de julio. La autorización de nuevas vacunas y el aumento de la capacidad productiva permitirá aumentar la velocidad y poder cumplir previsiblemente con este objetivo. La Unión Europea y los Estados Miembros tienen tres meses para estar preparados y no caer en los errores del pasado año.

Para los viajes internacionales y dentro de la UE, los Estados Miembros deben introducir protocolos de viaje armonizados para facilitar la movilidad con todas las garantías y poder mitigar el riesgo de propagación del virus. No puede ser que unos países exijan cuarentenas y otros no o que unos reclamen test PCR y otros de antígenos. La coordinación y el flujo de información es vital para reducir la incertidumbre y proporcionar seguridad a los viajeros y las autoridades.

Tal y como hemos pedido desde el Parlamento Europeo, la Comisión debe plantear una estrategia europea para el turismo sostenible, asignar más fondos para la digitalización del sector, la innovación tecnológica y la formación de sus trabajadoras y trabajadores. Es necesario un plan de acción que ayude a nuestras empresas a transformarse hacia modelos de negocio más integrados y respetuosos con su entorno, lo que no es incompatible con el conocido como turismo de masas, tan importante para la industria turística de nuestro territorio. Benidorm es el mejor ejemplo.

Hay que rediseñar los flujos turísticos de acuerdo con el sector, facilitar el disfrute de las vacaciones fuera de la temporada estival y realizar potentes campañas de comunicación que promuevan los destinos turísticos durante todo el año y no solo en temporada alta.

En este punto, hay que sacar partido al cambio de hábitos y costumbres provocado por la covid-19. Es interesante ayudar al sector en que ajuste las estructuras de alojamiento para poder favorecer la acción laboral, es decir, trabajar durante las vacaciones. La Comunitat Valenciana puede ser un reclamo turístico para el teletrabajo. Lo han hecho muchos turistas de toda España y Europa, quienes durante el confinamiento han decidido trabajar desde sus segundas residencias.

Y como no, hay que apoyar los vales de vacaciones para recuperar la confianza. Un modelo de éxito ha sido el Bono Viaje propuesto por el Gobierno de Ximo Puig y que salvó el turismo interior en 2020. En octubre, la vuelta de los viajes del Imserso serán también un buen impulso para el sector.

Tal y como el Plan de Reconstrucción y Resiliencia pretende impulsar y transformar la industria, debemos relanzar y repensar nuestro turismo para la era post-covid-19.

Compartir el artículo

stats