Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

El bosque animado

Me levanto harto de estar harto y, antes de que la pandemia preelectoral queme las tostadas, cambio informativos generalistas por el de Radio 3 que, a las ocho y un pelín, se nutre de la coña imprescindible. Todo subterfugio es poco para escalar el día que viene y el que vendrá.

El alcalde de la Villa y Corte, al que los granujas de ‘Todo por la radio’ –otro espacio que tal baila– introducen sus intervenciones bajo el registro del ‘América’ de Nino Bravo al son de «¡Almeidaaaaaaaa!», sale dándole lecciones al candidato ‘brother’ que si de algo sabe es de dar clases porque del encanallamiento en el que se metió no ha alcanzado ni el Bup. Antes de involucrarse en esta vaina impartía clases de metafísica, hermenaútica, ontología y teodicea, por lo que enfrentarse a la chiquilla descarada que suelta proclamas como churros tiene que suponer un gran ejercicio de contención, el mismo por el que el hombre ha estado meses tomandóselo con filosofía. Y algún bichito invade su formación porque cada vez más candidatos proceden de la rama.

Tras un somero repaso a lo acontecido, los conductores de ‘Hoy empieza todo’, que igual te llevan a Muñoz Molina hablando sobre Chaves Nogales que a un periodista puntero diseccionando la mafia, anuncian al pianista, cantante y compositor Luis Prado para presentar ‘El tsunami emocional’, su último trabajo. No hay nadie de la música guapa que pegue más ahí y para muestra algún botón: «Caíste en el error de seguir lo peor del conservadurismo, del sensacionalismo, de El Mundo y OK diario. Caíste en el abismo». O: «El telediario nos ha informado, con Ana Blanco y su peinado, que esto se acaba, que el fin del mundo es ya». El tragicómico que habita en él no puede ocultar que lleva los medios en la sangre y cuenta con la habilidad de meterles tal ritmo que la cruda realidad da paso a un subidón. ¡Qué arreglos, madre mía! Lo que pasa es que con las mociones y ocurrencias como las de alardear de soso, la competencia es tremenda. Son artistas que terminan con cualquiera.

Compartir el artículo

stats