30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

alberto soldado

va de bo

Alberto Soldado

Juncal, el limpiabotas y Europa

Europa se desangra porque ha perdido su identidad, que es el respeto a la diversidad. Europa no es materia, sino sentimiento y gozo en las diferencias

Europa ya no será nunca lo que nunca fue. Alemania que siempre aspiró a unir a los europeos por las buenas o por las malas ha decidido negociar fuera de la UE la compra de vacunas. Tratar bilateralmente con los rusos. A la suya. La cosa empezó a oler mal cuando su Tribunal Constitucional decidió poner en cuarentena las ayudas a la pandemia, ante el recurso de ¡cinco ciudadanos alemanes! Los cerebros arios, créanselo, saben el número de parásitos del presupuesto nacional que hay en España mejor que los españoles. Invierten el tiempo en conocer las cifras de la proporción de la deuda con respecto al Producto Interior Bruto y andan bastante más preocupados de lo que se creen los mandatarios nacionales, a los que, por lo visto, no acaba de asustarles una deuda que supera el 120 por ciento del PIB y un déficit anual superior al diez por ciento. A fin de cuentas lo de Alemania es lo normal en quien espera cobrar deudas y empieza a oler que no será fácil. O sea que hay que prepararse para que las tan ansiadas aportaciones de las que tanto se habla y tan poco se concreta y se sabe, queden en mero sermón dominical para aliviar y consolar los espíritus decaídos.

Los españoles nunca discutiremos por décimas arriba o abajo en el déficit o por cifras de la deuda respecto del PIB. Eso es un aburrimiento de cuatro enterados que aún no se han enterado de que lo que aquí nos gusta es no hacer el caldo gordo a los de enfrente. La verdad rectilínea es para cabezas metódicas de las zonas frías. Los territorios cálidos relativizamos, adaptamos, alargamos o contraemos. Tenemos espíritus capaces de aceptar ministros de educación que no ubiquen en el tiempo a una gloria de las letras hispanas. Hasta ahí y más allá llegamos sin escandalizarnos.

-Todo eso está muy bien,¿ pero quién paga la deuda?

- ¿Qué deuda? A ver si usted se entera de qué va esto. Nosotros somos el torero Juncal, con sombrero, traje y corbata y el Acreedor es Búfalo el limpiabotas que le prestaba dinero. Los latinos hemos nacido para ser creativos, para culturizar en la trascendencia, para pasear entre casinos y campanarios, entre debates de razones y quimeras y no nos da la gana ser rebaños de élites uniformadoras que quieren cambiar el calor de la fe de nuestros antepasados, aunque reneguemos de cleros, por creencias en materias atmosféricas. Y esa es la Europa que queremos, la Europa de los individuos, de la libertad, de la Razón y de la Fe. Europa se desangra porque ha perdido su identidad que es el respeto a la diversidad. Europa no es materia, sino sentimiento y gozo en las diferencias. A ver si se enteran de qué va esto. Que llamen por teléfono y que los que no duerman sean ellos. A nosotros nos prestan los limpiabotas, que merecen un respeto reverencial y que como hacia El Brujo, nos deleitan con historias de toreros y dignidades.

Compartir el artículo

stats