Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ferran Monegal

Tú y yo somos tres

Ferran Monegal

No contentos con matarle, ahora borran su memoria

Juan Echanove

E s muy mezquino lo que están haciendo en «Cuéntame...» (TVE-1). Está ahora mismo esta serie, desde hace varios capítulos, jugando a recordar. Como que hacen unas breves elipsis en el tiempo, y a pesar de estar en 1993 se trasladan esporádicamente a 2020, los protagonistas rememoran, miran al pasado, repasan álbumes de fotos. La pantalla se llena de imágenes de los primeros 10 o 15 años de la serie. Y en esta entrañable evocación reaparecen aquellos que fueron protagonistas y enriquecieron el ‘Cuéntame...’. Hasta se han acordado de Tony Leblanc, que hacía de quiosquero.

¡Ah! Es un ejercicio recopilador muy hermoso. Salen prácticamente todos los personajes importantes de la historia de esta serie. Menos uno. Hay uno que no quieren que recordemos. Como si no hubiera existido. Estoy hablando del actor Juan Echanove. Durante más de 320 capítulos interpretó el papel de Miguel, hermano de Antonio Alcántara y cuñado de Merche. Su trabajo en la serie fue de protagonista principal, equiparable al de Imanol Arias o Ana Duato. No obstante, Echanove ha sido extirpado de cualquier recuerdo. Ni una evocación sobre él. Ni un instante de su importante y dilatada presencia en «Cuéntame...»

En realidad a Miguel Alcántara ya lo mataron de mala manera en 2017. Fue una muerte insólita. Inexplicable. Chapucera. No le tocaba morirse a Miguel, pero se notaba que había ganas en la productora Grupo Ganga, propiedad de Miguel Ángel Bernardeau, de eliminarlo de la serie. El propio Echanove hizo entonces unas declaraciones, muy dolido, advirtiendo: «No me voy por decisión propia. No me han dicho ni gracias ni adiós». Ahora, cuatro años después, vemos que no han tenido bastante con matarle en 2017. Ahora le matan por segunda vez borrando la memoria de su paso por la serie.

En marzo de 2017 ya habían dictado sentencia contra Echanove. Entonces escribí: ya que habéis decidido matarle, dadle al menos la digna muerte que se merece. Han hecho todo lo contrario, evidentemente. Parece que hay rabia en esta productora de televisión y en alguno de sus intérpretes estrella que la manejan. Quizá están nerviosos por lo que se va conociendo desde 2016: que la Fiscalía Anticorrupción les investiga por un fraude fiscal importante. Es comprensible su miedo. Lo incomprensible es que desfoguen su cólera liquidando vilmente entrañables personajes de la serie.

Compartir el artículo

stats