Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

A propósito del género

Con motivo del rosario de saraos que pone en danza la celebración del Orgullo, Supremme de Luxe, una de sus encargadas, ha anunciado la ocupación del espacio de marras, «ese que toma la ultraderecha donde el discurso de odio prolifera». Mira que Colón tuvo una vida agitada, pero anda que la plaza...

Ya que estamos en los descubrimientos, un cráneo encontrado en Israel lleva a que los científicos crean que el hallazgo podría cambiar radicalmente la historia de la evolución humana. Todo indica que la especie detectada habitó la región desde hace al menos cuatrocientos mil años en tanto que el sapiens lo hizo por Oriente Próximo hará unos doscientos mil, coincidencia que, unida a una alta capacidad cognitiva, redunda en la hipótesis del amplio contacto con los humanos que debió desarrollar el nuevo Homo. Dado que ya no hay quien varíe el reprís con el que la especie de la que formamos parte se ha plantado en el XXI y ver si de esa forma evitábamos algunos de los estropicios acumulados, especímenes como Orbán quieren retroceder a fin de revolcarse en ellos. Cómo será el cromañón para que algunos 'cracks' del esférico le den lecciones de evolución.

Aprovechando la efervescencia generada y puesto que en pos de la prevención no habrá ni carrozas ni escenarios, los 'Juegos del Orgullo' cogen vuelo a fin de garantizar el deporte inclusivo y la no discriminación en este ámbito. A diferencia del alcalde de Múnich, el de Madrid se ha negado a abanderar símbolo alguno mientras que la vicealcaldesa ha dejado caer que «la libertad no es abrir una empresa rápidamente sino que ningún colectivo sienta amenazado sus derechos». Qué sería de la rivalidad sin el moje.

Pero para salsa, la de los seis franceses que, procedentes del aeropuerto, preguntaron en un bar de Bucarest por el estadio para ver a su selección y se lo perdieron porque les dijeron que el partido era en Budapest. Chicas, chicos y chiques, ya véís. El género humano que, lo miremos por donde lo miremos, no hay manera.  

Compartir el artículo

stats