Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

alberto soldado

VA DE BO

Alberto Soldado

Encrucijada en la fundación

Josep Maria Cataluña es el presidente de la Fundació de Pilota Valenciana, la institución creada en su día, tras el fracaso de Val Net, para intentar salvar el mundo profesional. Desde el primer momento se percibió que la nueva institución se mostraba dispuesta a una política de transparencia. Los ingresos estarían destinados en un porcentaje no inferior al setenta por ciento para los jugadores. Se ha conseguido una estructura sólida y moderna de comunicación, algo fundamental para información del aficionado y para satisfacción de las empresas privadas que se han acercado a este deporte y en lo que ha tenido mucho que ver la gestión del propio Cataluña. Seguramente se han cometido algunas injusticias, algunos errores en una gestión de un mundo complicado en el que chocan demasiados intereses pero nadie puede negar que la la Fundació de Pilota Valenciana bajo la presidencia de Cataluña ha sido una institución válida para los objetivos de promocionar el mundo profesional. Algunos, entre los que me encuentro, pensamos que la Fundación podría hacer el mismo servicio a este deporte si los jugadores gozasen de una libertad de contratación que hoy no tienen. Pero eso es cuestión que depende, fundamentalmente, de los propios jugadores que parecen cómodos con la seguridad de un sueldo aunque sea mínimo. Los tiempos no acompañan a los valientes.

El que fuera secretario de finanzas del PSPV se encuentra en un proceso de investigación de sus actividades como parte de un partido político. Hasta ahora es persona inocente. Conviene recordar esto a quienes acusan sin que la justicia haya dictado sentencia. Una persona no debe demostrar su inocencia porque aún siendo inocente podría resultar difícil demostrarlo. En la justicia hay que demostrar la culpabilidad.

En próximos días se reúne el Patronato de la Fundación que todavía preside la persona que ha trabajado por modernizar las estructuras de la pilota profesional. Hace semanas que Cataluña, ha decidido ceder el protagonismo a otros compañeros de junta directiva. Ahora se habla de su dimisión. Y resulta difícil entender que se tenga que producir por hechos pasados que nada tienen que ver con su cargo como presidente de la Fundación y sobre todo porque nadie ha demostrado, al menos de momento, su culpabilidad. En aras a la justicia en la que debemos creer no hay mejor servicio para su defensa que defender a quien no ha sido declarado culpable. Y por encima de todo, porque la pilota valenciana necesita de personas que abran puertas, que crean en ella, que la vivan con la pasión de cuando de jovencito se acercaba al trinquet de Massamagrell con su padre. No estamos para perder personas de reconocida valía por razones ajenas a su cargo que todavía no han sido juzgadas.

Compartir el artículo

stats