España ha incumplido el plazo para transponer la Directiva de Plásticos de un solo uso, que expiró el 3 de julio, y con ello retrasará la oportunidad de ir más allá de los mínimos requeridos por la UE para combatir la basura marina. Oceana pide al Congreso de los Diputados que emplee la demora en la aprobación de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para reforzarla con mecanismos que minimicen el vertido de envases de productos al mar, acaben con el uso de determinados plásticos desechables en hostelería y pongan fin a artículos dañinos para la fauna marina. 

“Es lamentable que uno de los países con mayor superficie marina de Europa, mayor biodiversidad y mayor afluencia de turistas retrase y no realice con la ambición necesaria la transposición de una directiva que aborda la llegada de plásticos de un solo uso al mar. La demora en la nueva Ley de Residuos dilata decisiones sobre medidas que necesitan los mares españoles, como apostar por sistemas de depósito y por envases reutilizables”, señala Natividad Sánchez, directora de la campaña de plásticos de Oceana en Europa. “Los políticos tienen que invertir ese tiempo adicional en mejorar sustancialmente el proyecto de ley y evitar la incesante llegada de plásticos al mar”.

El retraso en la aprobación de la ley significa que seguirán llegando al mar residuos que pueden perdurar décadas o siglos. El 75,9% de los objetos encontrados en playas españolas son plásticos, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica