Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

El mango de la sartén

Lesmes, el rey Felipe VI y la ministra Llop, el pasado lunes. Emilio Naranjo (Efe)

El gran Lesmes, en su tercera alocución en el acto de apertura de la cosa tomatosa con el mandato vencido, planteó que ya está bien de poner en solfa la independencia judicial. Hay que tener cuajo.

Lo único que no entiendo es que todavía haya gente que se dé golpes de pecho ante el espectáculo al que venimos asistiendo. Ya cuando allá por 2004 fue sorpresivamente derrotado Mariano ocurrió con el entresijo en el poder de marras tres cuartos de lo mismo durante la legislatura que se inauguró. La filosofía progresista de vida salida de las urnas ha gobernado unos cuantos años más que la otra pero el caso es que, en el órgano guapo de sus señorías, ha sido la corriente conservadora la que ha tenido la sartén por el mango más tiempo de largo, pero de largo. No lo digo yo, lo señala Toni Servillo, actor de «La gran belleza», «Il divo» y «Gomorra» entre otros títulos: «A la izquierda le cuesta más reconocer al adversario». Y, cuando se parcata, el antagonista está a punto de darle la vuelta a la tortilla.

Puede que la razón estribe en todo lo que se entretienen entre sí aquellos en los que el intérprete italiano coloca el foco. Sin ir más lejos, Ábalos, que fue uno de los puntales en los intentos de toma de la Bastilla de su señorito, ha dejado caer que no habla con éste desde la mañana de julio en la que, según ciertas fuentes, escuchó un contundente «sabes que tienes que irte». Lo que tenemos contrastado de sobra es que la derecha consigue mantener prietas las filas por lo general y que los otros atesoran la extraña virtud de despedazarse en cuanto se presenta la oportunidad. El exministro y presunto hombre confianza del jefe asegura no sentirse decepcionado con la decisión del presidente en su día pero está previsto que se convierta en tertuliano del programa de Risto Mejide. Francamente, para estar sosegado...

La temporada 2021-22 ha arrancado y, al observar el tono y el estilo que se gastan quienes están ahí para devolvernos el ánimo perdido en estos meses tan cruentos, solo se me ocurre decir una cosa: ¡Auxilio!

Compartir el artículo

stats