Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

Qué manera de empeñarse

Justo un año antes del 11S, Antonio Canales fue retenido en el aeropuerto Kennedy durante 17 horas. Por otro lado, «The New Yorker» apuntó que la incomunicación entre la cía y el efebeí fue determinante para que los cerebros de echar abajo las Torres Gemelas camparan por el país a sus anchas en la antesala. De ahí que, el que tienen delante, remachara tras lo ocurrido: «Ha resultado una manera despiadada de mostrar que la seguridad en los aeropuertos del gran gendarme del nuevo orden mundial consiste en desnudar bailarines». Lo sé porque tengo ante mi los suplementos que este periódico lanzó tras el brutal impacto. Junto a la cabecera figura «150 pesetas/0,90 euros». Estábamos amoldándonos al nuevo siglo cuando la cara del horror nos estampó de lleno. El primer articulista por orden de aparición responde al nombre de Manu Leguineche: «Estados Unidos se paraliza de pronto y no es por la guerra de los mundos con la que Orson Welles espantó a los oyentes. Hay que restregarse los ojos. Es un cortocircuito mundial. En respuesta, no se puede bombardear a lo loco». Pero mientras los transeúntes se alejan por el puente de Brooklyn y «Annie Hall» se nos torna triste, los halcones sobrevuelan la zona y, tras la multivisión proporcionada por el reportero de reporteros, es Henry Kissinger nada menos quien asalta las páginas: «Lo ocurrido debe combatirse con un ataque al sistema que produce estas acciones y destruirlo». En efecto. Veinte años después, a los talibán y a otros grupos peores que pululan por Afganistán, les entra la risa floja. No solo no se ha acabado con el meollo sino que los especialistas más versados en el panorama geopolítico coinciden en que las células capaces de cualquier locura se han reproducido hasta límites desconocidos aunque permanezcan algo dormidas por falta de dirección entre otras razones. Con la Guerra Fría no se acabó a golpe de castañazos. Fueron las ideas las que hilvaron con paciencia su labor de zapa hasta que cayó el muro. Cómo no va a seguir hoy el peligro latente.

Compartir el artículo

stats