Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

carmen perez novo

Coronainsomnio

 El sueño es un aspecto fundamental en nuestra salud. Es una función natural del cuerpo humano. Es una necesidad básica del organismo. Y, es tan importante para la salud, como una dieta saludable y la actividad física regular. Sin embargo, algo estamos haciendo mal. Todos los datos apuntan a que, antes de la crisis del coronavirus, el 15% de la población mundial sufría trastornos del sueño de forma crónica. Desde que comenzó la pandemia, se han incrementado las alteraciones del sueño, de manera significativa, entre la población. Es lo que se ha llamado coronainsomnio ¿Las causas? La ansiedad, el estrés, el miedo a morir o que lo haga un familiar, los problemas sociales, laborales y económicos, los cambios en el estilo de vida al reducir la actividad física habitual… ¿Consecuencias? Disminución del rendimiento laboral, de la capacidad para prestar atención y, por supuesto, algo muy importante, del estado de ánimo.

Por eso, se me ha ocurrido comentarles una serie de sencillos remedios, que pueden ser muy beneficiosos para conciliar el sueño:

1) Evitar la siesta, y en el caso de hacerla, que no supere los 15–20 minutos.

2) Una hora de ejercicio al día, y que no se realice en las tres o cuatro horas anteriores al irse a dormir.

3) Crear un ritual que relaje antes de dormir, como un baño tibio, hacer meditación, leer o escuchar música suave.

4) Evitar actividades en la cama como ver televisión, escuchar la radio, hablar por teléfono, discutir con la pareja. El cerebro debe asociar dormitorio y la cama con dormir. No conviene estar mucho tiempo en la cama dando vueltas sin poder conciliar el sueño. En estos casos, es preferible cambiar de estancia unos minutos, relajarse y llevar a cabo alguna actividad, como por ejemplo leer un libro

5) Preparar el dormitorio como una estancia silenciosa y con temperatura adecuada.

6) Fijar un horario para acostarse y levantarse. Los horarios desordenados aumentan las probabilidades de sufrir insomnio.

7) Evitar ingerir comidas copiosas en la cena y antes de acostarse.

8) El café, té, las bebidas cola y otras con cafeína son estimulantes. Evitarlas a última hora de la tarde, ya que pueden impedir que se concilie el sueño nocturno. El alcohol puede ayudar a quedarse dormido, pero impide que se alcancen las fases del sueño más profundas y, a menudo, hace que te despiertes en medio de la noche.  

Compartir el artículo

stats