Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La desatención

¿Se puede cambiar de vacuna para las dosis de refuerzo contra la Covid?

A su modo, todas las franjas de edad han sufrido lo suyo con la reclusión y las restricciones. Al menos en eso hay casi unanimidad. Centrémonos en la de los mayores. Se baraja administrar al mismo tiempo la vacuna de la gripe y la tercera dosis correspondiente al covid a quienes superen los setenta al tiempo que no hay Dios que sepa a estas alturas cuándo se pondrán en marcha los viajes del Imserso que acumulan un par de meses de retraso sobre el horario previsto. Ya ven. De pinchazo en pinchazo. Y eso tampoco es vida. Tan importantes son las inyecciones como las distracciones y, a este paso, los concernidos solo tienen garantizado socializar con el cuerpo de enfermería, que no es manco, pero que bastante tiene ya con el tute que viene metiéndose como para darle más bola a la legión entrada en años que necesita volver a respirar.

Mi intención no es epatar, pero tal como camina esto, les sugeriría algo de yoga. Sí, porque hoteles que acogen las populares estancias ideadas para compensar el callo que se les ha hecho a los jubilados tras toda una vida laboral están en la costa preparándose para echar el cierre puesto que el envío de cartas a los disfrutones no termina de arrancar pese a la adjudicación hace nada del programa, que cuenta con la espada de Damocles de otro recursito sobre la sien. Los balnearios, esos centros termales que albergan tomas de relax, andan atacados al haber sido de los establecimientos más castigados por la pandemia. Es que además el asunto ni es novedoso ni tiene pizca de gracia. Son unas cuantas las temporadas en que los beneficiarios llevan sufriendo la desconsideración por el lío del montepío instaurado en torno al concurso público. En la última, la 2019-20, también hubo jarana con la adjudicación, los licitadores y el descontento de los hoteleros de fondo puesto que no se conforman con lo que rascan. Pero al final se solucionó en plazo por una simple razón: había elecciones el 10N y no era plan de que, a los que se presentaban con aspiración de renovar cargo, un empute así los mandara donde imaginan. En este caso sí que bien lejos.

Compartir el artículo

stats