En La Nau, de la Universitat de València, se ha organizado una exposición, «EDVCATIO. Innovació i ensenyament dels jesuïtes a València. 150 aniversari», con Ana Torres como comisaria, con espacios significativos sobre el museo de Ciencias Naturales o el Gabinete de Física, o sobre el papel educador de la música, el cine y el teatro, entre otros, que vienen a hacer memoria y dar sentido a la labor innovadora llevada a cabo, desde 1870 a 2020.

Esta dedicación a la educación, en València, se inicia en 1544, con el Colegio de San Pablo, actual Instituto Luis Vives, siendo su primera actividad interrumpida por la expulsión decretada en 1767 por Carlos III, y no se retomará, sino de manera intermitente y convulsa, a partir de la restauración en 1814.

En 1868 pasó al Estado el citado centro de enseñanza, y dos años más tarde, en 1870, se funda el Colegio de San José, hoy Centro Arrupe, que cerró sus puertas en 2001, al trasladarse el colegio, tras un proceso gradual, a la actual ubicación de las Escuelas San José, que a su vez habían iniciado su andadura en 1908. En consecuencia, puede hablarse de una continuidad sobre la labor realizada en València desde 1870 hasta la fecha. Sobre ello, se ha publicado, también, un estudio eminentemente histórico, sobre esta presencia educativa con abundante fuente documental, por un grupo de especialistas en diversas disciplinas, coordinado por el historiador Vicent Comes, dedicado a la memoria del P. Eduardo Serón, fallecido durante la pandemia, quien inspiró su realización.

La citada exposición es una ocasión excelente para hacer memoria histórica de aquellos años, con los siguientes objetivos, analizar la tarea de quienes han hecho posible la realidad actual de su acción educativa, arrojar luz con rigor científico sobre la historia transcurrida, y poner en valor ante la sociedad valenciana el trabajo realizado en diversos campos durante todos esos años. Centrada principalmente en el Colegio, no deja de lado diferentes ámbitos, como el Patronato de la Juventud Obrera, el Centro Escolar y Mercantil, CEIMIGRA, Servicio Jesuita a los Migrantes, entre otros.

Tras su finalización, el 9 de enero de 2022, está previsto se instale como Archivo Histórico, en lugar que asegure su conservación y consulta futura por investigadores, teniendo en cuenta el interés de sus fondos, ya que se ha descubierto información de la que no se tenía conocimiento, e igualmente se han rescatado aspectos importantes sobre la repercusión social de su actividad.