Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfons Garcia

A vuelapluma

Alfons Garcia

Recordar a Silvio

En el último concierto que estuve el cantante contó que a la salida de una actuación un chico le había pedido que le firmara la guitarra y al decirle que era «como la del Silvio» el chaval le preguntó «qué Silvio». El cantautor desde entonces dedica dos minutos de cada concierto a revisitar a un clásico. Quizá los periódicos tendremos que dedicar unas líneas cada tiempo a recordar qué ha sido la corrupción en la C. Valenciana para que no quede un manto difuso tras algunas absoluciones. No todos los encausados eran culpables, según la justicia. Y no es para sentirse orgullosos socialmente que algunos cargos hayan sido apartados y en ocasionados vilipendiados públicamente sin que haya habido condena después. Debería servir a todos para ser más prudentes cuando se produzcan estas operaciones, tan espectaculares. Hay líneas que no deberían haberse superado y no deberían rebasarse. Una cosa es que un cargo deba dejar sus funciones si se ve inmerso en un proceso por corrupción. Otra cosa son los linchamientos públicos y que no pueda ser rehabilitado o que la sentencia no compense los daños ya sufridos. Esa debería ser la lección. Lo peor que podría hacer el PP es intentar ahora negar la corrupción y escudarse en la responsabilidad personal en los casos de condenas, que las ha habido, y muchas. Sería lo peor para intentar construir algo mejor, que ese debería ser el fin de todos los que están en la cosa pública. Porque Gürtel pasó. Y Cooperación pasó. Y Emarsa pasó. Eso han dicho los jueces. Se podrían citar más. Significa que hubo una estructura para dar contratos a empresas que a cambio pagaban actos electorales del PP. Significa que hubo un saqueo de los fondos públicos para los países pobres. Significa que hubo desvío del dinero de las aguas turbias de Valencia. Las absoluciones no deberían servir para negar un pasado sucio, no de todos, pero bastante extendido como forma de poder, ni para cuestionar las líneas rojas ante aquella emergencia democrática (convendría no olvidar el contexto). Sí hubo corrupción. Ahora se está acotando hasta donde judicialmente llegó. Que los jóvenes no lo olviden. Y tampoco a Silvio.

Compartir el artículo

stats