Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

alberto soldado

Tribuna

Alberto Soldado

'Va de dona', o la voz de la libertad

Se presenta una nueva edición de Va de Dona, una de las realidades más hermosas de este deporte. La irrupción de la mujer en el Joc de Pilota ha sido una extraordinaria revolución que cambiará el futuro de este deporte. Hay competiciones de clubes donde la presencia femenina ya es superior con respecto a la de hombres. Hubo pioneras valientes que desafiaron la corriente de la historia, que nadaron contra ella y que hoy pueden ver orgullosas como aquella titánica singladura ha llegado a buen puerto. Todo ha sido posible porque ellas han querido romper barreras y han demostrado en calles, frontones y trinquetes que son capaces de jugar hasta hacer vibrar a los espectadores.

La visualización de esta nueva y potente realidad es una de las asignaturas pendientes de mejorar. Las competiciones femeninas deben aspirar a los mismos estándares de divulgación que las competiciones masculinas en aras a una política de igualdad efectiva, real. Hechos y realidades que certifiquen una voluntad sincera de trabajar por ese objetivo. Es hermoso ver la pasión que levantan jugadoras como Ana de Beniparrell, Mar de Bicorp, campeona del Elite Mundial de One Wall o Victoria de València que es la reina de los trinquetes valencianos, famosa en toda la España pelotística y que ya tiene en su haber el Frisc Grec, que la acredita como campeona indiscutible en el Joc de Pilota, expresado a través de la dura y bella modalidad de Raspall.

Por eso es momento de unir fuerzas y de no entrar en batallas estériles. Las chicas han puesto encima de la mesa un debate siempre necesario: ellas son las que deciden sobre su futuro, en el mundo profesional o en el de los clubes, o como en este caso ellas han elegido: compatibilizándolo.

Las que han querido han firmado un contrato con la Federació quieren jugar en todos los trinquetes valencianos, sin excepciones de ningún tipo. Trinquetes de titularidad pública, con todo lo que ello implica. Quieren jugar en los trinquetes donde se anuncian partidas profesionales, y no quedar relegadas a instalaciones donde no hay costumbre de ellas. Federació y Fundació están obligadas a entenderse. A fin de cuentas la Fundació nació de la mano de la Federació, en un tiempo de profunda crisis tras la quiebra de Val Net. Los jugadores profesionales estuvieron cubiertos durante dos años gracias a la Federació de Pilota Valenciana. Esas cosas también hay que recordarlas en estos tiempos en que las posturas parecen demasiado alejadas. Nadie puede discutir que la institución federativa ha sido un ejemplo de apuesta decidida por el deporte femenino en el que ha tenido mucho que ver el trabajo de la exdiputada Isabel García, de entidades privadas como la Fundación Trinidad Alonso, y de la propia administración. Ahora mismo se juega el Trofeo President de la Diputació. Trabajo que lo ha sido tanto en el ámbito autonómico como internacional, con continuados éxitos de la selección valenciana. Avala a la institución federativa un innegable trabajo. Esa verdad debe estar por encima de cualquier legítima discrepancia.

Hay vías diversas para alcanzar el profesionalismo, si entendemos éste como la legítima aspiración de obtener unos ingresos, que siempre serán menos de los merecidos, gracias al deporte que amas. Vivimos en una sociedad de libre competencia. Así es que no hay más camino que escuchar la voz en libertad de las chichas que han conseguido abrir puertas que parecían herméticamente cerradas al mundo de los hombres. Que nadie decida por ellas.

Compartir el artículo

stats