Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan José Millás.

Mala consejera

El taxista llevaba sintonizada una emisora de música clásica. Sonaba la Primavera, de Vivaldi, cuyos compases hacían juego con mi estado de ánimo, más bien eufórico, y con la luminosidad del día. Eran las ocho de la mañana y parecía que estábamos estrenando el mundo. En esto, el conductor me observó a través del espejo.

- ¿Se ha dado cuenta de que escucho música clásica? -preguntó.

-Claro -dije yo con fastidio. No me apetecía hablar.

- ¿Y no le extraña? -insistió.

- ¿Por qué iba a extrañarme?

-Por mi aspecto. No tengo aspecto de escuchar a los clásicos. Fíjese en el piercing de la oreja y en el de la nariz, y en el tatuaje del cuello. Me cuadrarían más el rock o el rap, ¿no cree?

-No lo había pensado -respondí de mala gana.

En realidad, sí lo había pensado, pero el odio me inducía a llevarle la contraria.

-Pues yo no hago otra cosa que darle vueltas al asunto -añadió él-. Me detesto por no escuchar la música que corresponde a mi estética. Pero he intentado escuchar otra y me aburre.

-No sé qué decirle -intenté concluir.

El hombre me miró con rencor. Esperaba que yo tomara partido a favor o en contra de su dilema.

- ¿Usted no tiene contradicciones entre su manera de vestir y sus preferencias musicales? -machacó. No se rendía.

-La verdad es que no tengo preferencias musicales. A ratos me gustan unas cosas y a ratos otras, dependiendo de la situación, supongo. En cuanto a mi ropa, tampoco pierdo mucho tiempo en elegirla. Me pongo aquella con la que menos llamo la atención.

-Es usted un poco neutro -expuso con expresión de asco-. No es de esas personas que toman partido.

-La verdad es que no -despaché para fastidiar.

El hombre apagó la radio, se hundió en un silencio hostil y comenzó a conducir de manera algo brusca. Llegué a mi destino un poco mareado y arrepentido de no haberle dado la razón. Suelo dársela a todo el mundo, excepto cuando me levanto eufórico. La euforia no es buena consejera.

Compartir el artículo

stats