Esta semana ha colapsado el mercado de las cryptomonedas y de los NFT y miles, quizás millones de personas que habían invertido en esos mercados de altísimo riesgo hoy probablemente hayan perdido muchísimo dinero. Seguro que les suena, seguro que conocen a alguien que compró Bitcoins o algunas de las monedas virtuales, y quizás ese alguien convenció a tu vecino o a tu compañera de trabajo para que comprara Bitcoins. Hoy todas esas monedas caen en picado e incluso hay una que ha caído hasta el 92 por ciento. Imagínense que el BBVA cayese el 92 por ciento, sería una ruina, es decir, lo mismo que está siendo para la gente que invirtió en estas cosas.

Y quizás piense usted, pues que les zurzan. Que no se hubiesen metido... Y en parte tiene usted razón, quien se arriesga para ganar mucho dinero también se arriesga para perderlo, pero ¿cuál es el problema? Pues sencillamente que con esto de las monedas virtuales han engañado a mucha gente y especialmente a chavalería joven y de clase obrera que veía una salida económica que prometía dinero rápido. Fíjense hasta donde ha llegado el asunto que han montado academias que realmente son estafas piramidales organizadas donde miles de jóvenes en nuestro país captaban a otros jóvenes para ganar dinero con las cryptomonedas aunque realmente la academia ganaba dinero con cada nuevo joven, es decir, la estafa piramidal de toda la vida en la que el nuevo que se une va sosteniendo los beneficios de los anteriores...

¿Y quién dirige estas cryptomonedas? ¿Cómo se regulan? ¿Cómo se regula su mercado? Pues sencillamente es la ley de la selva, la desregulación total. ¿Les suena de algo esto de la desregulación? Es lo que piden día y noche y noche y día desde la derecha política y mediática de este país. Hay que quitar normas y que la economía se auto-regule ella sola porque distribuye mejor la riqueza que la economía medianamente intervenida o dirigida. Pues parece que a las monedas electrónicas esto de la desregulación les ha sentado un poco mal...

Es importante que estemos espabilados y no nos tomen por idiotas. Que si la derecha quita protecciones laborales y deja que el mercado de trabajo se regule solo, nos ponen a currar 14 horas en las casetas de feria y nos pagan la mitad en blanco y de la otra mitad ya veremos que pasa. Que si la derecha desregula los mercados como el bancario o el bursátil a perder la gente humilde porque nos meten cláusulas abusivas de todo tipo y nos venden productos de riesgo, eso sí, con una cubertería nueva y una sonrisa profident. Que si la derecha desmantela lo público a base de bajadas de impuestos a los ricos y recortes a los servicios públicos, como dice y hace cuando gobierna, a perder las gentes humildes que tendremos listas de espera de seis meses para las pruebas esas de las manchitas del pulmón. Para cuando sepas que es cáncer igual ya estás despedido del trabajo, con unas preferentes, desahuciado de la vida y a dos meses de que te tiren a tu familia de tu casa. Es el mercado, amigos...

Esta semana mucha gente (joven) habrá perdido mucho dinero por la desregulación, no caigamos en esa trampa. Sospeche usted de quien vea un enemigo en la regulación de los mercados, igual le quiere vaciar los bolsillos o se los están vaciando a él/ella. La ley está para que nos protejamos colectivamente y si la ley no nos protege debemos cambiarla como estamos haciendo con muchas de ellas, por ejemplo, en lo laboral. En fin, que es importante que nos demos unas normas para regular la actividad económica, el mercado de trabajo y para contribuir de manera justa a lo que es de todas y todos porque en ello va la protección de nuestros derechos más básicos y todo aquello que protege y cuida nuestras vidas.