Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

A toda pastilla

Carlos Mazón ha celebrado el año al frente del poder de su grey y, coincidiendo con la efemérides, se ha sometido a un interrogatorio en el que quien será rival directo de Ximo Puig ha dejado claro que no se arredra ante ningún frente que le abra el cuestionario y, nada más sonar el silbato, ha empezado a dar doctrina: «No tocaría la violencia machista o el aborto si gobierno». Me parece estar escuchando a Eduardo Zaplana, más liberal a la ida que el que lo inventó. Pido disculpas por la comparación, aunque el pretendiente en el ciclo actual presume de no molestarle el parecido al no ser «amigo de etiquetas». Bien, pero no vaya a ser que para alguien pudiera resultar un estigma avistar la sombra del primoroso delfín de Aznar. Que hay gente p´a tó.

En el transcurso del tramo de rally que lleva sorteando ha visto salir despedido al dúo de pilotos formado por Pablo&Teodoro que lo propulsaron para tomar aquí las riendas. Ni que decir tiene que no los echa en falta a pesar de que permanezcan desaparecidos. Porque tela marinera con la forma de conducir empleada y porque la nueva dirección se esmeró hace unos días en eliminar de la faz murciana los obstáculos que pudieran hacer pupa a López Miras para continuar dirigiendo la formación en la que ha sido ratificado por solo un 98,7% de la plebe. Feijóo no quiere jaleo, lo que le viene de perlas a Mazón, feijoniano de toda la vida.

El aspirante al cetro en el Palau es político hasta decir basta. «Moltíssim». Lo ha sido incluso cuando no ejercía de tal. No es ningún pipiolo y ahora ya ha cogido velocidad. Está lanzado y le avala una cierta capacidad de resistencia. Le va el «footing». A toda mecha se afana por advertir que hay techos de cristal que aún no se han cubierto, que es necesario incrementar los flujos migratorios por estos pagos y que el espacio de encuentro para conservadores, liberales y socialdemócratas es hoy, ojo, su partido. «Soy más liberal que la media del pepé». A ver si a este ritmo una parte de su parroquia no le va a votar.

Compartir el artículo

stats