Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tonino

La Sección

Tonino Guitian

Creatividad Prémium

Una ‘corporación’ ha lanzado una nueva plataforma de audio con contenidos que se anuncian como originales, exclusivos y de categoría (prémium), con el mejor talento creativo en lengua española. Es algo muy sorprendente porque el uso de las lenguas españolas está desde hace más de veinte años supeditado al imaginario de la lengua inglesa. Si usted quiere dar legitimidad a sus cuentos en valenciano, envíelos a una universidad en Columbia o en Ohio. Pero no se le ocurra enviar Entre Naranjos a no ser que la interprete Chris Hemsworth. Las historias locales están bien para documentales vespertinos, pero no pueden competir con el país cuya supervivencia radica en la fantasía y el deseo.

Los cuentos se hacen desde hace años en serie, de manera estandarizada. Un director de guión da unas láminas troqueladas donde los guionistas tienen que insertar de la forma menos ingeniosa y original posible contenidos que se adapten al humor, la intriga y el interés internacionales. El mismo troquel sirve para hacer ropa, sopa de sobre, tornillería, cirugía de labios o diseñar plazas en los municipios. También para hacer discursos, inculcar una ideología en los parlamentos o realizar cánones económicos, filosóficos, deportivos, periodísticos, florales u organizar despedidas de soltera.

¿Cómo nos vamos a emocionar con cosas nuevas? En general, la gente no se emociona por nada que no haya visto antes, como uno aprende a levantarse y sentarse en misa. Así se puede llorar, reír, enojarse o exaltarse como es debido. Una cosa es que el Mar Menor arroje peces muertos por falta de oxígeno, pero mientras que este desastre no ocurra en Lago Michigan, nosotros seguiremos yendo sin lágrimas a ver los románticos atardeceres en la Albufera mientras masticamos una bolsa de Doritos. No los Doritos en sí, sino su bolsa, en forma de microplástico.

La industrialización de la tontería es una cosa muy inteligente que nos llega a todos de la forma más democrática posible, porque la elegimos cada día con un solo dedo. Dedo no levantado, sino apretado en las pantallas táctiles. Se dirige a nuestros instintos primarios con tal facilidad que resulta imposible encontrar a un artista verdadero, de esos que veían la realidad de mil formas interesantes, entre los millones de aficionados que tienen todo el tiempo del mundo para realizar la misma tontería mimetizada. Estamos en un mundo en el que para pasar la eliminatoria no es necesario informar, formar y entretener, sino, como en los concursos de ‘talentos’, en no desagradar a nadie. Y para no desagradar a nadie hay que evitar opinar: guiño, guiño.

La nueva plataforma de audio hispana -dice su nota de prensa- «nace con la vocación de transformar la manera en la que se consume el entretenimiento en audio. Ficción, documentales para quienes buscan cosas nuevas, narraciones de crímenes y misterio basadas en hechos reales y grandes reportajes de investigación». Que sea un éxito y nos dé trabajo. Para mí es una gran noticia saber que lo que consume la audiencia de ahora es lo se escuchaba antes en las clásicas radios de válvulas. Aunque los artistas que narran, cantan y escriben se tengan que sujetar al troquel del éxito Motomami. La propia Rosalía dice en una de sus letras que hay que acostarse con la fama sin casarse con ella. Porque la fama cuesta, y los artistas hemos venido a sufrir, a competir y a darnos puñaladas a nosotros. Sólo los empresarios tienen la fortuna de ser éticos, creativos, humanistas, sociales y medioambientales. No quiero hacer comparaciones odiosas, pero los artistas están demasiado ocupados en fingir que no ven lo que pasa arriba y en buscar un hueco donde encajar económicamente antes de cortarse las manos para evitar tener iniciativas ni libertad. Porque donde aparece una luz de esperanza para conseguir la gloria, le dan a ‘aceptar’ y su correo se llena de propuestas basura maravillosas que sería un suicidio creativo rechazarlas.

Compartir el artículo

stats