Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

Alta Definición

Maite Mercado

Hundir al Rey

Archivo - El Rey emérito Juan Carlos I. Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Para Felipe VI, Isabel II será recordada como una de las mejores reinas de todos los tiempos por su dignidad, sentido del deber, coraje y entrega. Son unos indicadores difíciles de cuantificar dadas las tareas notariales que tienen encomendadas los reyes como jefes de estado en las monarquías parlamentarias, aunque lo de las firmas es más complicado de lo que pudiera parecer observado el fastidio de Carlos III en estas lides.

Menos quisquilloso con las plumas, quien difícilmente conseguirá una evaluación de desempeño favorable es nuestro rey emérito, como tiene a bien recordarnos el documental ‘Salvar al Rey’ de HBO Max.

Dirigido por Santi Acosta, antaño presentador de los programas «Al descubierto» y «Salsa Rosa», la serie de tres capítulos es un demoledor repaso, con más de medio centenar de testimonios, por la poco ejemplar conducta de Juan Carlos I con la novedad de escucharle hablar en la intimidad y descubrir a otra de sus amantes, la fotógrafa Queca Campillo.

Todos en el gremio lo sabían y es ella misma quien lo admite en unas grabaciones que dejó para la posteridad antes de morir, harta de ser la única amante secreta por discreta.

Su hija reivindica también la especial amistad de su madre con el monarca, con quien mantenía encuentros sexuales en una furgoneta aparcada en un camino por detrás de la Zarzuela.

La relación del Borbón con Bárbara Rey durante años se demuestra, al fin, escuchando apenas unos minutos de sus conversaciones, lo poco que queda de las cientos de cintas que se quemaron previo pago, a cuenta del contribuyente, del correspondiente chantaje.

No podía faltar el relato de aquella noche en la que los servicios secretos no dejaron sentarse en el sofá de Tómbola a «la cabaretera», como la llama despectivamente uno de los señores jubilados que afirman que el monarca estaba al tanto del golpe del 23-F.

De esta implicación no hay pruebas por el momento y respecto a su máquina de contar billetes, como cuenta Corinna Larsen, los supuestos delitos fiscales han prescrito o se cometieron cuando era inviolable.

Dicen en el documental, muy adecuado para ser emitido en alguna valiente cadena generalista, que la monarquía se sostiene sobre el prestigio de quien reina. Cuando los poderes fácticos decidieron que no podían seguir rescatando al Rey ocultando sus deslices, le hundieron para salvar a la corona en la cabeza de Felipe. Sin embargo, no se aborda por qué había que salvarla, entonces y ahora.

Compartir el artículo

stats