Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martí

Valencianeando

Joan Carles Martí

El moderno clasicismo del Ateneo Mercantil

La actividad cívica y cultural de la entidad fundada hace 143 años resurge en la remodelada plaza del Ayuntamiento

Valencianeando

Además de compartir el ‘Mercantil’, el Ateneo y este periódico se conocen desde hace 143 años. La institución fundada por Estanislao García Monfort y otros seguidores como Eduardo Pérez Pujol, nació siete años después que El Mercantil, con el mismo objetivo de promover el comercio y la cultura. Lustros que nos conceden a ambos la etiqueta de clásicos, pero siempre atentos a la modernidad. En eso está el Ateneo desde el edificio simétrico de estilo clasicista de ocho plantas, un proyecto de 1931 de los arquitectos Zavala, Arzadún y Ribas Eunate, donde luego metieron la mano Cayetano Borso di Carminati y Emilio Artal como directores de la obra, entre 1935 y 1941. Pues entre aquellas históricas paredes se puede ver hasta finales de enero más de un centenar de serigrafías de Andy Warhol, entre ellas las míticas sopas, las Marilyn, los Mao y las drags de Nueva York de los setenta. Recuerdo que cuando el CaixaForum de Madrid programó hace cuatro años una exposición de Warhol había colas todos los días en el Paseo del Prado. No sería de extrañar lo mismo aquí, porque la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento ha beneficiado al Ateneo, y la muestra del creador del pop-art nunca pasa de moda.

Galardones literarios.

El mismo día de Sant Miquel que se inauguró la exposición, el Ateneo celebró la gala de entrega de sus premios literarios y de su Premio de las Letras a Marta Robles, que en su discurso recordó que Ateneo deriva de la antigua diosa de la sabiduría y la civilización, así que recogió la distinción de manos de la presidenta, Carmen de Rosa, que desde su llegada, ella y su junta directiva, ha impulsado la celebración de conferencias, presentaciones, tertulias, conciertos, lecturas, exposiciones, cursos, seminarios, teatro, y muchas cosas más. La alianza de la entidad con el editor Toni Alcolea (Olé Libros) ha impulsado el concurso literario, al que le falta, según mi humilde opinión, una modalidad en valenciano, pues fue precisamente en algunos de los salones del Ateneo Mercantil donde surgió la Renaixença de Teodor Llorente, Constantí Llombart, Vicente W. Querol, Jacinto Labaila, Rafael Ferrer, Félix Pizcueta, Eduard Escalante, Francesc Palanca i Roca, Joaquim Balader, entre otros, y algunos de ellos fueron convencidos ateneístas.

Actualización.

Desde su fundación, el Ateneo siempre ha sido un referente de la sociedad civil valenciana, por eso, no ha pasado desapercibido su resurgimiento e influencia. Me consta que cada día hay más altas, y los socios ya se acercan a los 4.000. Para ingresar hay que presentar una solicitud que debe estar avalada por dos socios. Carmen de Rosa fue reelegida presidenta en noviembre de 2020 por otro periodo de cuatro años, y no tuvo contrincante, pues su candidatura fue la única. Parece que hay nuevos movimientos entre algunos sectores llamando a la afiliación. Lo sé por un conocido de Compromís, al que le recordé los intentos fallidos de la progresía valenciana por acceder a la presidencia. El último intento creo que fue del incombustible Vicent Soler, antes de ser conseller y decano de Económicas. En cualquier caso, el «entrismo» inverso nunca ha funcionado, desde aquella famosa asamblea de Lo Rat Penat del 25 de noviembre de 1977, donde fueron expulsados Manuel Sanchis Guarner y Joan Senent, que dividió para siempre la asociación fundada por Llombart y su consiguiente declive. «Les partides s’arreglen abans de jugar-les», se dice en el trinquet. El Ateneo ha sabido adaptarse mucho más al siglo XXI.

’Super Pop’ y pitoniso.

Volviendo a Warhol, hay que recordar que el artista estadounidense fue el gran innovador de la publicidad, y que entendió a la perfección su tiempo. Por eso, fue de los primeros diseñadores en trabajar con la serigrafía como técnica artística. Su famosa frase -«En el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos»-, aún persigue a los community manager.

Una de las icónicas imágenes de la exposición ‘Super Pop’.

Compartir el artículo

stats