la columna

Referéndum como diagnóstico

Pleno de Les Corts Valencianes

Pleno de Les Corts Valencianes / Levante-EMV

.

La democracia es el pilar sobre el cual se construyen las decisiones políticas. En ese contexto, el debate sobre si los ciudadanos catalanes deberían tener la oportunidad de votar en un referéndum ha sido un tema recurrente. Para entender la idoneidad de este proceso, podemos compararlo con un diagnóstico médico. Así como un médico necesita un diagnóstico antes de recetar un tratamiento, en política, necesitamos entender las aspiraciones y deseos de la población para tomar decisiones justas y efectivas. Un referéndum es el instrumento adecuado para conocer la voluntad de los ciudadanos catalanes y determinar si existe un deseo genuino de independencia.

Sobre la idoneidad de que vote todo el territorio español. ¿Es necesario? ¿Es lo ideal? ¿Es conveniente? La idoneidad de que todo el territorio español participe en el referéndum radica en la importancia de obtener un diagnóstico completo. Cataluña es una parte esencial de España, y cualquier decisión que afecte su relación con el país debería, quizás, involucrar a todos los españoles. La opinión de los catalanes puede ser influida por el contexto nacional y viceversa. De nada sirve ocultar la voluntad del pueblo catalán. Ocultar la voluntad del pueblo catalán sería un grave error. Así como ocultar una patología médica puede agravar la situación, reprimir la expresión democrática solo fomenta la división y la insatisfacción. Es esencial escuchar a la sociedad catalana para comprender sus preocupaciones y trabajar en soluciones conjuntas, si es que quedan aún soluciones conjuntas.

En política, no sirve de nada ocultar la realidad. La política no debe basarse en la ocultación o la manipulación de la realidad. Ignorar las demandas de un grupo de la población conduce a un estancamiento político. En lugar de enfocarse solo en intereses partidistas, los líderes deben afrontar la realidad y buscar soluciones que promuevan la unidad y el bienestar de todos. España es una nación diversa y rica, con diferentes culturas, lenguas y tradiciones. Se puede observar esta diversidad como una debilidad, pero deberíamos admitirla como una fortaleza. Un referéndum podría ser un medio para reconocer y respetar la diversidad, buscando un camino que permita la coexistencia armoniosa de todas las identidades dentro de España. Un referéndum en Cataluña no debería ser visto como una amenaza, sino como una herramienta democrática para diagnosticar la voluntad de sus ciudadanos y, al mismo tiempo, fortalecer la cohesión de España. Negar esta oportunidad sería negar la esencia misma de la democracia y la posibilidad de encontrar soluciones políticas adecuadas para todos.