Opinión | tribuna

Formarse para informar desde la ética

Hace unos meses leíamos la noticia en un medio nacional que aseguraba que el número de estudiantes del grado en Periodismo había caído un 18,4% en siete años (24% en las universidades públicas y 15,1% en las privadas). Los dos principales motivos que señalaba son el desencanto por la profesión y el recorte de plazas por la saturación del mercado laboral.

Las causas que han desembocado en esta posible crisis de los estudios de Periodismo incurren en otro debate. Sin embargo, hay que tener muy presente que la formación es la piedra angular para poder ejercer una profesión asaltada por el bombardeo constante de bulos, noticias falsas y hechos manipulados, sobre todo, en el ámbito online.

Sin la formación adecuada por parte de los periodistas, la sociedad está expuesta a acceder a noticias elaboradas sin los conocimientos mínimos de ética, veracidad y contraste de la información. Y, por supuesto, sin libertad de prensa. ¿Realmente pensamos que no hace falta cursar el grado de Periodismo para poder ejercer? ¿Podría trabajar un médico, una abogada o una ingeniera sin haber estudiado previamente?

La Asociación Profesional de Periodistas Valencianos (APPV) nació hace más de 10 años con una reivindicación clara de los estudios de Periodismo. Esta demanda no es solo para combatir el intrusismo al que estamos sometidos desde hace años, sino también porque constituimos una profesión clave para la sociedad. Un periodismo con una sólida base de formación capacita una visión crítica, la libertad de prensa y ayuda a fortalecer las instituciones democráticas.

Asimismo, no podemos olvidar la importancia de la formación continua y el aprendizaje permanente para mantenernos actualizados por el imparable avance tecnológico. Ante la manipulación de los datos y los hechos en redes sociales, el auge de la Inteligencia Artificial (IA) y la presión política, el periodista debe adaptarse a los nuevos retos y manejar las nuevas plataformas digitales, un punto esencial para poder ejercer la libertad de expresión en el ámbito online. Por tanto, la conexión entre la formación y el periodismo de calidad resulta indudable.

En este sentido, desde la APPV hemos impulsado una iniciativa pionera. El pasado fin de semana, durante la asamblea anual de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), presentamos una moción para la Adopción de un Decálogo Ético para el uso de la IA en el ejercicio de la profesión periodística. A raíz de esta propuesta, y junto a otras relacionadas con la IA, se aprobó la creación de un grupo de trabajo de expertos y periodistas en la regulación del uso de la IA en los medios de comunicación. De esta manera, se pretende determinar las actuaciones más adecuadas para normalizar dicha regulación.

Por todo ello, el grado de Periodismo cobra más importancia que nunca, pone los cimentos de los futuros periodistas. Una persona que haya culminado estos estudios estará capacitada para poder trabajar de manera profesional y ética ante el escenario que ha planteado una IA imparable. Así, ante la manida pregunta: ¿ser periodista se estudia? La respuesta es que, por supuesto, para que la ciudadanía disponga de una información veraz, contrastada y ejercida desde la libertad profesional.