Opinión | reflexiones

Libertad de prensa y medio ambiente

Hoy día, en cualquier sociedad, la libertad es sin duda el más preciado y fundamental de los derechos humanos. El ser humano, en cuanto toma conciencia de su independencia existencial, siente la necesidad de ser y estar libre, y de manifestarse como tal, como atributo inherente a su personalidad, como algo que le pertenece, a lo que tiene derecho.

La libertad, invocada en el frontispicio de nuestra Constitución, forma junto con la justicia, la igualdad y el pluralismo político, los valores superiores del ordenamiento jurídico, sobre los que se asientan los cimientos del Estado de Derecho. Y aún más, si importantes son en democracia todas las libertades, particular relieve tiene la libertad de prensa. Libertad básica de expresar ideas y difundir informaciones consagrada en el art.º 20 de nuestra Constitución; porque la formación de la opinión pública libre para el enriquecimiento del debate público, sin el que no puede haber democracia, no es posible si no se sostiene sobre bases suficientemente informadas.

Ello confiere a la libertad de prensa una función social, ya que el derecho a la misma no es sólo del periodista, sino también de los ciudadanos que apoyan en ella el debate público, el pluralismo y la libertad de opinar.

La importancia de este derecho fundamental se resalta con la protección que le han concedido tanto nuestro Tribunal Supremo como el Constitucional, cuando ha entrado en conflicto con otros derechos fundamentales como el derecho al honor o a la intimidad personal, siempre que la información sea veraz, tenga interés general o relevancia pública y excluya expresiones denigrantes, ultrajantes u ofensivas innecesarias para transmitir la información o formular la opinión.

Respetando esas limitaciones, la libertad de prensa es un derecho fundamental defendido en todo sistema democrático como exigencia del mismo, y por el contrario perseguida, coartada o suprimida en los regímenes totalitarios; constituyendo un termómetro incuestionable de la valoración democrática de los mismos.

Así, el art.º 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, (que se corresponde con el art.º 10 del CEDH), proclama: 1.- Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas y sin consideración de fronteras. 2.- Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

Las amenazas continuas, cuando no los atentados a esta libertad, por los poderes públicos, económicos o facticos en todos nuestros países, ha impulsado muy recientemente al Parlamento Europeo a promover un proyecto de ley para proteger a los periodistas y a la libertad de prensa, que, como destacó la ponente Sabine Verheyen: «la libertad de prensa está bajo amenaza en todo el mundo. Esta ley es nuestra respuesta y marca un punto de inflexión. Valora y protege el doble papel de los medios como un negocio y como guardianes de la democracia».

Norma que legisla sobre la protección del trabajo de los periodistas; procedimientos transparentes de selección de los consejos de administración de los Medios para mandatos largos e inamovibles; transparencia sobre la propiedad de los mismos; asignación equitativa de la publicidad pública; protección frente a las grandes plataformas (como Facebook) para que no restrinjan contenidos de medios independientes; etc. Compromiso que comparte Fundación por la Justicia que propuso a nuestras Corts una Declaración de apoyo a la Libertad de Prensa en El Salvador, que se aprobó el pasado 1 de marzo de 2023.

A su vez, este año la Unesco dedica el Día Mundial de la Libertad de Prensa a la importancia del periodismo para la concienciación ante la crisis medioambiental y sus efectos, por cuanto considera que «la visibilidad de ésta es crucial para promover la paz y los valores democráticos en todo el mundo»; alertando que las campañas de información errónea y de desinformación ponen en tela de juicio los conocimientos y métodos de investigación.

Lucha por el medio ambiente, que significa una apuesta por el derecho de las personas a la salud en un mundo más sostenible como un derecho humano que protege sus vidas y fomenta la paz.