Opinión | Voces

¿Quién debe cuidar el medio ambiente?

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, instituido por la ONU para concienciar a todos los sectores de la población sobre la importancia de proteger nuestro entorno. La primera celebración tuvo lugar en 1974, con el lema ‘Una sola Tierra’, que nos recuerda a la conocida imagen ‘Amanecer en la Tierra’, tomada por el astronauta William Anders en 1968 durante la misión Apolo 8. Esta fotografía, de influencia icónica en el despertar del movimiento ecologista, permitió que, por primera vez, la humanidad pudiera ver la unidad absoluta de la Tierra. Ello también implicó que, visualmente, nos diéramos cuenta de los límites de nuestro planeta.

A pesar de los grandes avances políticos y jurídicos logrados en las últimas décadas, todavía queda mucho por hacer, y a la vez van surgiendo nuevos y grandes desafíos. Con el lema ‘Nuestras tierras. Nuestro futuro. Somos la #GeneraciónRestauración’, la edición de 2024 del Día del Medio Ambiente se enfoca en la restauración de la tierra, la contención de la desertificación y el fortalecimiento de la resiliencia a la sequía. El objetivo es concienciar sobre la triple crisis planetaria: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación por residuos. Esta crisis pone en peligro los ecosistemas del mundo, afectando a casi la mitad de la población humana.

A nivel territorial, entre los principales factores que derivan en la triple crisis podemos destacar la disposición inadecuada de residuos, el consumo irresponsable, la ausencia de una planificación urbana sostenible, la deforestación, el excesivo uso de combustibles fósiles, el desperdicio de agua y la fatiga del suelo. Los impactos de estos, y otros problemas, pueden reducirse concientizando a los gobiernos y a la población sobre la importancia del uso correcto y moderado de los recursos naturales.

Aunque muchos sigamos creyendo en la falacia de que la transición ecológica debe ocurrir a escala global, y que de manera individual no podemos mitigar los efectos de la crisis, es esencial que, como sociedad, nos impliquemos en el proceso de cambio. Solamente si cada uno de nosotros asume una postura de responsabilidad ambiental seremos capaces de prevenir, mitigar o adaptarnos a los inevitables impactos negativos de la crisis ambiental.

A tal fin, es importante hacer una evaluación detallada de nuestras acciones cotidianas como: ¿Cuántos minutos nos tomamos en la ducha o fregando platos? ¿Evitamos el consumo excesivo de energía con la climatización y otros electrodomésticos? ¿Consumimos alimentos y otros bienes de manera responsable? ¿Reutilizamos objetos? ¿Utilizamos la recogida selectiva de basura? ¿Nos movemos en coche a diario? Aunque parezcan actitudes sencillas, la gran mayoría de las personas no se preocupa por estos detalles y, en consecuencia, contribuye de forma directa a la degradación del medio ambiente.

Por lo tanto, el 5 de junio debe ser un día para exigir cambios a nuestros gobiernos en relación con el medio ambiente, pero también para evaluar nuestro propio comportamiento respecto de la naturaleza. Fundación por la Justicia, como portavoz de la sociedad civil, reafirma su compromiso ético de concienciar a la población y a los gobiernos acerca de la necesidad de adoptar medidas efectivas para la protección del medio ambiente. Es por ello que la XV edición del Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos de València, el Humans Fest, trae a la ciudad más de 40 películas de ficción y documentales, de diferentes partes del mundo, centradas en la lucha contra el cambio climático y en múltiples iniciativas de defensa del territorio.