Opinión

Un año de música en l’Ajuntament de València

María José Catalá lo ha vuelto a hacer. Un año después de asumir la alcaldía de la ciudad, las acciones integrales en beneficio de la música se están multiplicando y afectan de manera transversal a todos los departamentos del gobierno municipal.

Ya lo hizo cuando fue Consellera de Educación y Cultura. Hace apenas unas semanas, asistió en el Auditorio de Benicalap a la jornada del proyecto MUSIESCOLA que reunió a un millar de escolares y profesorado de música de toda la Comunitat Valenciana. Un evento extraordinario, heredero de las políticas de música contra el fracaso escolar que ella misma impulsó hace diez años. Los propios profesores así se lo recordaron.

Pero volvamos al presente. El impulso al Palau de la Música fue una de sus primeras medidas. En este ejercicio, nuestro mayor continente de actividades musicales ha experimentado récords de asistencia de público y ha tenido que asumir retos de gran envergadura como su inauguración y puesta en marcha después de cuatro años en barbecho. Por otro lado, se ha realizado una auditoria que ha detectado las deficiencias a subsanar y las mejores urgentes que necesita el edificio. Entre ellas, la solución definitiva a las goteras. Hay que destacar también, el acuerdo con la Fundación Iberdrola que dedicará una inversión de 200.000 euros para mejorar la eficiencia energética además de aplicar un proyecto de iluminación artística.

Significativas también han sido las mejoras destinadas a la Banda Sinfónica Municipal de València que arrastraba años de desidia y conflicto. De un plumazo zanjó su traslado al Palau de la Música y sigue dentro del organigrama municipal, algo reivindicado por la propia agrupación que estuvo manifestándose durante los últimos años.

Y no solo eso, se han acometido importantes reformas. El director/a de la Banda Municipal ya no será el jefe de servicio, separando las funciones administrativas de las estrictamente artísticas, un anacronismo que lastraba la funcionalidad de la agrupación y nos alejaba del modelo organizativo implantado en las agrupaciones europeas de referencia.

Para ello, se publicó un proceso de selección del director/a artístico, se ha convocado ya la selección del próximo/a subdirector/a de la Banda. También se ha designado a la nueva jefa de Servicio y se nombró a un destacado profesional del sector para la dirección y gestión del Certamen de Bandas y la coordinación interna del Servicio de Banda.

Respecto al Certamen de Bandas, las mejoras no tienen precedentes con un incremento del presupuesto del certamen que ha venido a triplicar las cantidades económicas destinadas a los premios y a los incentivos por concurrir. Fruto de todo ello, la edición del 2024 ha registrado una participación histórica en términos cuantitativos y cualitativos.

Respecto a la gestión del Conservatorio Municipal José Iturbi, la alcaldesa ha querido también implicar a la propia alcaldía en su gestión que ahora colabora directamente en el desarrollo del proyecto educativo para que asuma mayor protagonismo en estos nuevos tiempos.

Por otro lado, a finales de 2023 L’Ajuntament de Valencia celebró un homenaje a nuestro insigne compositor José Serrano con motivo del 150 aniversario de su nacimiento que reunió a más de mil músicos de las agrupaciones musicales de la ciudad en la Plaza de l’Ajuntament. Un acto de justicia dedicado a uno de nuestros músicos más emblemáticos.

En marzo de este año, la alcaldesa impulsó una moción en la Junta de Gobierno Local para que, con motivo del 25 aniversario de la muerte de Joaquín Rodrigo, se pusiera en valor la obra de nuestro compositor más universal y su condición de persona con discapacidad, que es otra de las líneas de acción política prioritaria en su gestión.

También se organizó un concierto homenaje a nuestro hijo predilecto Bernardo Adam Ferrero que tuvo como protagonista a la Banda Municipal de València contando con la implicación y complicidad de la familia del maestro fallecido.

Su impulso político se nota también en la dotación extraordinaria de material musical para las aulas de música de los centros educativos de titularidad municipal. Cabe destacar por otro lado, la designación de Benicalap como Barrio de la Música, mejorando la programación de su semana musical.

Asimismo, en materia turística y a través de Visit Valencia se están llevando acciones de gran interés. Valencia es ciudad miembro de la Music Cities Network, una red transnacional de ciudades de la música. También forma parte del manual European Music Cities Policy Guide (EMPE, 2023) como ejemplo de buenas prácticas. Entre otras acciones destacamos: Valencia Music Map o Listen Valencia, posicionando a Valencia como destino musical gracias a la promoción de su oferta musical.

En el terreno de la colaboración público/privada se han incrementado las subvenciones nominativas a las sociedades musicales de la ciudad.

Pero no es suficiente. Fiel a su estilo, María José Catalá ha decidido continuar con este impulso y ya ha encargado a su equipo de colaboradores el desarrollo de su nueva visión de futuro que irá conociéndose en los próximos meses. La Alcaldesa quiere incluir todas las políticas musicales dentro de la estrategia de ciudad para lograr y mejorar la cohesión social y la proyección internacional de València, también la articulación de un gran proyecto educativo que tenga la educación musical entre sus ejes prioritarios además de mejorar, a la mayor brevedad, las plantillas profesionales de nuestra Banda y Orquesta.

Queda mucho por hacer, pero todo lo conseguido, en apenas un año, augura un futuro prometedor para la música, los músicos y el conjunto de la ciudadanía. Sobre todo, teniendo en cuenta la calidad de los músicos profesionales que forman nuestras agrupaciones y la implicación del conjunto del personal técnico y directivo.

“Donde música hubiere, cosa mala no existiere”

Don Quijote de la Mancha